Are You New User

¿Quién inventó el inodoro? Sir John Harrington no merece tanto mérito Sunday, 12 February 2023


La idea es que sir John Harrington (ahijado de la reina Isabel I) concibió en 1596 un váter conectado a un depósito de agua que arrastraba los desechos al ser descargado. Quizá pensabas que antes la gente tiraba esos asquerosos contenidos que salen de nuestro estómago al grito de ‘agua va’, y no vas mal encaminado desde luego, pero en realidad los inodoros tienen varios miles de años. Empecemos por su historia.

Los retretes más antiguos que se conocen datan de hace unos 5.000 años, en la antigua Mesopotamia. Estos orinales eran simples (estilo hoyo en la tierra) y estaban revestidos con una serie de tubos largos de cerámica que evitaban que el contenido sólido se filtrara en el suelo circundante y al mismo tiempo permitían que los líquidos lo hicieran lentamente a través de pequeños agujeros, informa ‘Live Science’. Desafortunadamente, es difícil saber quién inventó algo así y sus nombres se pierden en la historia.

Los retretes más antiguos que se conocen datan de hace unos 5.000 años, en la antigua Mesopotamia

Los inodoros más complejos aparecieron por primera vez casi un milenio después, en la antigua civilización minoica en la isla de Creta. Estos inodoros públicos son la primera evidencia del uso del agua para llevar los desechos, una práctica que luego retomarían por los romanos. Aunque las letrinas romanas eran bastante similares a sus predecesoras griegas, con filas de bancos con agujeros colocados sobre una alcantarilla. Esto significaba que, en lugar de que cada individuo lavara sus desechos con una vasija de cerámica cercana llena de agua, todo el material que nadie quiere se canalizaba a una alcantarilla centralizada por agua, donde los desechos se lavaban en el mismo río o arroyo.

Volviendo a Harrington, hizo instalar un modelo de su inodoro patentado en su propia casa. Después, en 1775, el inventor escocés Alexander Cumming (a veces escrito Cummings) presentó la primera patente de inodoro. Su diseño incluía una curva en S y un sistema de válvula más sofisticado, similar a los de los inodoros de hoy. Aunque muchos atribuyen la invención de este objeto a Thomas Crapper, en realidad no entró en escena hasta la década de 1860. Entre 1881 y 1896, Crapper sacó nueve patentes de plomería, pero ninguna fue para un nuevo inodoro revolucionario; más bien, eran simples mejoras en las tuberías.

En 1775, el inventor escocés Alexander Cummings presentó la primera patente de inodoro

¿Y el inodoro del futuro? Bueno, podemos echar un vistazo a los japoneses para decir lo que ya clamaba Homer Simpson: "Nos llevan años de ventaja". Algunos nuevos prototipos tienen objetivos del estilo de dispositivos sanitarios ultraeficientes que funcionen sin fuente de energía externa, sin tuberías externas y sin tuberías que se conecten a ningún tipo de red. Prototipos que limpien y reciclen el agua mientras convierten las heces en fertilizante. Se trataría de un dispositivo que podría funcionar en los países en vías de desarrollo como formas fáciles y ecológicas de mejorar el saneamiento y, por extensión, salvar vidas.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact