Are You New User

5 ejercicios de gimnasia mental para mantener tu mente activa y saludable durante más tiempo Monday, 13 February 2023


Tal como ocurre con los músculos, el cerebro también corre el riesgo de "oxidarse" si no lo usamos adecuadamente y de forma activa. Si no prestamos atención a esta cuestión, las tareas cotidianas de nuestro día a día se nos pueden hacer más cuesta arriba, e incluso nos puede llevar a encarar las labores más sencillas con apatía. Existen formas muy sencillas de entrenar la mente para que se mantenga en un estado de claridad óptimo, y lo mejor de todo es que sólo necesitamos nuestras manos para llevarlas a cabo, por lo que podemos realizarlos en cualquier momento y lugar (aunque eso sí, mejor que sea en un sitio donde no haya distracciones).

Estos ejercicios de gimnasia mental resultan muy beneficiosos para poner a prueba nuestra agilidad mental y coordinación. Además, activar el cerebro es una práctica ideal para antes de iniciar un proceso de aprendizaje (por ejemplo, una clase o un taller), ya que hacemos que nuestra mente se vuelva más receptiva para captar nuevas ideas y habilidades. Cuanto más los practiquemos, más despierta estará nuestra mente, y más preparada para afrontar los retos de otro tipo que se nos presenten en el día a día.

Foto: Neurofitness para entrenar tu cerebro. (Green Chameleon para Unsplash)
¿Qué es el neurofitness? El ejercicio mental que te mantiene joven y activo

El youtuber mexicano Pablo Lomeli, fundador de la Academia de Aceleración Mental y creador del Método Ninja Cerebral, es especialista en gimnasia mental y en su canal muestra muchos de estos ejercicios. Sin embargo, con los cinco que vamos a detallar a continuación vais a tener suficiente para empezar a profundizar en las maneras que existen para entrenar vuestro cerebro con las manos.

Palma con pulgar

Extiende las dos palmas de tu mano delante de ti, y haz lo siguiente: con una mano, junta los cuatro dedos de arriba y cierra el pulgar hacia dentro. Con la otra mano, por el contrario, cierra todos los dedos excepto el pulgar, que debe señalar hacia la primera mano. A continuación, alterna la posición de las manos como si fueran un espejo, para cambiar al mismo tiempo los dedos cerrados y abiertos de una y otra. Es decir: la que al principio tenía todos los dedos juntos y abiertos menos el pulgar, tiene que pasar a tenerlos todos cerrados y abrir el pulgar, y viceversa con la otra mano. Repetid los cambios entre una mano y otra muchas veces seguidas, por ejemplo en series de cinco cambios.

Apuntando al círculo

El concepto es el mismo, pero con unas posiciones distintas en las manos. En este caso, nos centramos en los dedos índice y pulgar de cada mano: con una formamos un círculo, mientras que con la otra hacemos una especie de "L" y apuntamos al círculo como si fuese una pistola. A partir de ahí, lo mismo que con el anterior ejercicio: mover los dedos de las manos para intercambiar esta posición de dedos entre una mano y otra durante repetidas veces.

Pulgar y meñique

Cierra los dos puños, y abre únicamente el pulgar de una mano y el meñique de la otra. Una vez más, alterna las posiciones de una y otra mano muchas veces seguidas: es decir, cuando en una cierres el pulgar y abras el meñique, en otra abre el pulgar y cierra el meñique.

Manos alienígenas

Extiende las dos palmas, y en una de ellas junta tres de los dedos con el índice separado, mientras que en la otra juntas también tres pero separando el meñique. Y entonces, otra vez el ejercicio del espejo intercambiando a la vez las posiciones de los dedos de una mano y otra. En este caso, básicamente tendréis que ir moviendo los dedos medio y anular para que vayan acercándose al índice o meñique, dejando así separado el otro dedo.

Manos alienígenas II

Es similar el anterior: extiende ambas palmas, y en una juntas los dedos medio y anular dejando separaciones tanto con el índice y con el meñique, mientras con la otra mano dejas el hueco en el centro juntando índice con medio y anular con meñique. Cambia otra vez estas posiciones y separaciones de los dedos entre una mano y otra varias veces seguidas.

Es normal si de primeras os cuesta hacer los cambios. Al principio podéis ir lentamente, y cuanto mejor os coordinéis más rápido podréis intentarlo. Otras formas de aumentar la dificultad consisten en cerrar los ojos o cruzar las manos mientras cambiáis las posiciones de los dedos.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact