Are You New User

El regreso de la corona: qué significa para Europa el renacer de Arabia Saudí en Oriente Wednesday, 15 February 2023


Los líderes europeos han realizado importantes esfuerzos para reforzar su posición en el Golfo desde 2021. Esto ha continuado a pesar de los retos políticos, incluidos los relacionados con la presunta implicación de un funcionario qatarí en la corrupción de parlamentarios europeos. Pero, para sacar el máximo partido de estos esfuerzos, los europeos necesitan apreciar plenamente los cambios geopolíticos que se han producido en el Golfo en los últimos meses. Uno de ellos es el "regreso" de Arabia Saudí como líder en la región de Oriente Medio y el Norte de África, así como su alejamiento de la volatilidad de los años 2015-2018. Los europeos tienen que responder a la aparente intención de Riad de convertirse en la primera escala en la región para los líderes que quieren hablar de geopolítica y geoeconómica. El viaje a Bruselas del ministro de Asuntos Exteriores saudí, el príncipe Faisal bin Farhan, es una oportunidad para que los líderes europeos comprendan el alcance de una cooperación más activa en proyectos regionales.

Durante una década, Arabia Saudí se ha disputado activa y encarnizadamente el liderazgo regional con Turquía e Irán, así como con Qatar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), mucho más pequeños. Pero ahora Riad está cambiando las tornas a su favor. Los dirigentes turcos se enfrentan a una crisis financiera interna y a las consecuencias de un devastador terremoto. También se está preparando para unas acaloradas elecciones generales a finales de este año y sigue consumida geopolíticamente por su juego de cobertura en la guerra de Ucrania. Mientras tanto, las tensiones entre Turquía y Arabia Saudí han remitido. Los líderes de Irán están centrados en la agitación interna tras meses de protestas: la perspectiva de restaurar el acuerdo nuclear está en mínimos históricos, y el régimen carece de recursos financieros para invertir en sus apoderados regionales. Por último, desde la crisis del Golfo de 2017-2021, Qatar ha recortado el apoyo a sus socios islamistas y ha reducido sus ambiciones de liderazgo en la región. Sus dirigentes prefieren colaborar lo más estrechamente posible con Arabia Saudí, que corresponde a ese interés.

Foto: Un tren del AVE a la Meca. (E.C.)
Un accidente en el trazado del AVE a La Meca, en Arabia Saudí, deja varios heridos

De hecho, a pesar de las diferencias de peso geopolítico, Emiratos Árabes Unidos (EAU) es ahora el único actor de la región que tiene capacidad estratégica para competir con Arabia Saudí. Quizá por este motivo, la antigua relación entre los líderes de ambos países, el príncipe heredero saudí Mohammad bin Salman y el presidente emiratí Mohammad bin Zayed, está experimentando ciertas turbulencias. Parece que los dos líderes mantienen ahora un contacto y una coordinación mínimos, lo que supone un cambio significativo respecto a la realidad de los últimos años. Pero estas divergencias no tienen por qué convertirse en tensiones activas. De hecho, la capacidad de evitar que las diferencias con Abu Dhabi, El Cairo o cualquier otra capital de la región desemboquen en una hostilidad abierta será probablemente un factor que determine si Arabia Saudí tiene la madurez estratégica para liderar.

Mientras tanto, la guerra de Rusia en Ucrania ha reavivado el interés internacional por Arabia Saudí. El valor estratégico de los recursos del reino en medio de una crisis energética mundial significa que Riad puede empezar a pasar página de las políticas imprudentes que comenzaron con el lanzamiento de la guerra en Yemen en 2015. También puede mostrar que las cosas han cambiado realmente desde el brutal asesinato de Jamal Khashoggi en 2018 y demostrar una nueva visión para la región basada en la diplomacia y el arte de gobernar económicamente. Como parte de esto, Arabia Saudí está jugando el juego multipolar: negándose a alinearse con Occidente sobre Rusia, mientras recibe tanto al presidente estadounidense Joe Biden como al líder chino Xi Jinping en 2022. Pero las conversaciones en Riad indican que los líderes saudíes también aspiran al liderazgo en economía, energía e inversión.

La estrategia de 2016 del país para el crecimiento económico más allá del petróleo, provocó cambios radicales en la sociedad saudí. Desde entonces, el país se ha vuelto mucho más liberal desde el punto de vista económico y social, y ahora se identifica como el centro económico de la región de Oriente Medio y el Norte de África. Los funcionarios de la UE deberían reconocer formalmente este papel durante el próximo Diálogo sobre Comercio e Inversión UE-Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y en sus esfuerzos por relanzar las conversaciones comerciales con el CCG. Sin embargo, la liberalización ha ido acompañada de un aumento significativo de la represión de los derechos políticos y civiles. Así pues, aunque a los europeos les interesa mucho que la Visión 2030 tenga éxito, deben comunicar claramente que la represión seguirá siendo un obstáculo político para su compromiso. Más allá de la divergencia de valores, crea un malestar en torno al Estado de derecho que roe la confianza tanto de la población local como de los extranjeros que desean sacar provecho del nuevo entorno liberal. Será crucial que Riad fomente un entorno más predecible para desbloquear oportunidades tanto para el comercio como para las inversiones.

La decisión del Fondo Saudí de Inversión Pública en 2022 de crear seis fondos que canalizarán 24.000 millones de dólares hacia Egipto, Omán, Irak, Jordania, Sudán y Bahréin es uno de los indicios más claros de la estrategia de Riad para ampliar su poder blando en estos países y más allá. Los dirigentes saudíes están empeñados en luchar contra la corrupción y rentabilizar sus inversiones, vinculando el dinero a reformas sancionadas por el FMI. Esto significa que los enfoques saudí y europeo de las inversiones regionales están ahora más alineados. Dicho esto, los europeos deben seguir vigilando hasta qué punto Riad llevará sus propios intereses políticos a las condiciones de la ayuda. Allí, donde Riad considera que su agenda no puede prevalecer —como en Líbano y Siria—, se centra esencialmente en objetivos como la prevención del contrabando de Captagon (un tipo de anfetamina). Los europeos tienen un interés común y una experiencia relevante en la lucha contra el tráfico de drogas ilegales, lo que podría favorecer la cooperación.

Foto:
¿Está el petróleo en peligro? Los motivos de la OPEP para recortar la producción

En materia de energía, las conversaciones mantenidas en Riad sugieren que los dirigentes saudíes tienen toda la intención de seguir coordinando las políticas de los países productores de hidrocarburos en el formato OPEP+ de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Este formato incluye a Rusia y promueve políticas de resistencia a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles. Pero los dirigentes saudíes también quieren impulsar sus credenciales de energía verde a través de la Iniciativa Verde de Oriente Medio. Durante su próximo viaje a Riad, el Comisario de la Unión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, debería retar a los dirigentes del reino a pasar estos planes a la siguiente fase, con el apoyo de la UE. Timmermans debería explorar oportunidades para trabajar en iniciativas concretas antes de la reunión de la Semana del Clima de la ONU para Oriente Medio y el Norte de África, que se celebrará en Arabia Saudí a finales de este año, y de la cumbre COP28 de diciembre en los EAU.

La mayor amenaza para las ambiciones saudíes sigue siendo una posible escalada con Irán. Las conversaciones en Riad indican que los dirigentes saudíes están decididos a mantener una diplomacia coercitiva con Teherán: una estrategia doble de contención mediante la máxima presión de nuevas sanciones y de compromiso mediante conversaciones de distensión. Irán podría responder a la renovada presión máxima con ataques similares a los de 2019. Y no está claro si los medios de comunicación establecidos entre ambos países o las capacidades de defensa de Arabia Saudí, recientemente reforzadas, podrían repelerlos. No obstante, Riad sigue considerando que su objetivo final es alcanzar un acuerdo global con Irán. El enfoque de contención y desescalada representa un cambio significativo en la estrategia regional del reino y se basa en la creencia de los líderes saudíes de que ya no pueden contar con Estados Unidos para que les cubra las espaldas. Los líderes europeos deben seguir comprometiéndose diplomáticamente para garantizar que el pragmatismo prevalezca sobre la tentación de una escalada de confrontación.

Trabajar con Arabia Saudí seguirá siendo difícil para los europeos. No deben rehuir abordar las divergencias en materia de derechos humanos —incluso a través del diálogo formal sobre derechos humanos entre la UE y Arabia Saudí— de forma que se ponga de relieve que los avances en este frente benefician a Arabia Saudí. Pero los líderes europeos también deben responder eficazmente al creciente liderazgo geopolítico y geoeconómico del reino en el Golfo y en Oriente Medio y el Norte de África. Estas regiones siguen siendo fundamentales para que Europa alcance sus objetivos económicos, energéticos y climáticos.

*Análisis publicado originalmente en inglés en el European Council on Foreign Relations por Cinzia Bianco y titulado ‘The comeback kingdom: What a resurgent Saudi Arabia means for Europe’

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact