Are You New User

¿Por qué acusan al videojuego Atomic Heart de ser prorruso? Friday, 24 February 2023


Hoy ha salido a la venta el videojuego Atomic Heart, que mezcla disparos en primera persona y rol con una llamativa ambientación: transcurre en el 1955 de un universo paralelo en el que la Unión Soviética es la mayor potencia del mundo gracias a sus grandes avances tecnológicos, y más concretamente el descubrimiento del Polímero, un revolucionario dispositivo de almacenamiento eléctrico de plástico. Entre otras cosas, esto permitió el desarrollo de la robótica, hasta el punto de que los humanos viven en armonía con robots que actúan como sirvientes.

De esta manera, Atomic Heart nos transporta a una década de los 50 alternativa, en la que la Unión Soviética es un gigante tecnológico y su sistema comunista parece la realización palpable de una utopía. Sin embargo, algunos robots han empezado a dar problemas, y todo indica que las cosas no van tan bien. Es entonces cuando nuestro protagonista, el veterano de guerra Sergei Nechaev, tiene que empezar a actuar.

El juego, que está ya disponible para PC y para consolas PlayStation y Xbox, ha sido bien recibido por buena parte de la prensa especializada, que ha llegado a compararlo con el emblemático BioShock y destaca sus espectaculares gráficos, diseño de niveles, fascinante mundo y posibilidades de personalización, aunque algunos también señalan ciertos fallos técnicos y altibajos en su ritmo. En cualquier caso, y más allá de la calidad de Atomic Heart, hay otro aspecto que está dando mucho que hablar: hay quienes acusan a sus creadores de supuestos vínculos con el gobierno ruso y de no haber condenado con suficiente firmeza la invasión de Ucrania.

Desarrolladores de origen ruso

Mundfish, desarrolladores de Atomic Heart, fundaron el estudio en Chipre en 2017, y poco después iniciaron el desarrollo de este videojuego, que ha tenido un proceso largo. Pero aunque viven y trabajan en Chipre, sus fundadores son de origen ruso, y la compañía ha tenido también oficinas en Moscú y San Petersburgo. Y lo cierto es que su juego, que ha estado en desarrollo durante años, llega en un momento muy delicado, justo cuando se cumple un año de la invasión rusa de Ucrania, como parte de una guerra que aún continúa y no parece que vaya a acabar pronto.

Los fundadores de Mundfish son de origen ruso, aunque el estudio está en Chipre

Recientemente, Mundfish fueron acusados por un medio ucraniano de estar entregando los datos de sus usuarios rusos a los servicios de seguridad de Rusia. Estas acusaciones se basaban en las cláusulas de los términos y condiciones de la web de Mundfish, pero desde el estudio negaron que esto fuese así, y aseguraron que la declaración de privacidad de su web estaba anticuada y que no recopilaban nada de información ni datos.

Por otra parte, muchos han criticado también que Mundfish no se haya posicionado de forma clara respecto al conflicto en Ucrania. Sobre esta cuestión, la compañía declaró ser neutral y estar "a favor de la paz y contra la violencia", con una posición oficial de no hacer "comentarios sobre política ni religión". Tras estas declaraciones, uno de los compositores del juego, el australiano Mick Gordon, sí condenó abiertamente la guerra de Ucrania y dijo que donaría los honorarios recibidos por este trabajo a la Cruz Roja.

Pero las acusaciones no solamente han ido dirigidas hacia los desarrolladores de Atomic Heart, sino también hacia sus inversores. Entre ellos se encuentra GEM Capital, un fondo ruso fundado por Anatoly Paliy, que en el pasado fue un importante miembro de Gazprom, el gigante gasístico ruso que ha reducido las exportaciones a Europa desde que empezó la invasión de Ucrania. Aunque también están los que opinan que se está señalando a desarrolladores e inversores simplemente por ser rusos en este contexto de guerra, y que esta polémica es un tanto forzada. En cualquier caso, los editores de Atomic Heart a nivel internacional son los franceses Focus Entertainment, que no parecen ser sospechosos de tener ningún vínculo con Putin ni nada por el estilo.

No hay duda de que es un momento delicado para que un estudio de origen ruso lance un juego con proyección global, y más aún con una ambientación tan "rusa". Si Atomic Heart hubiese salido a la venta hace un par de años (recordemos que su desarrollo empezó bastante antes), seguramente esta polémica no hubiese existido.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact