Are You New User

¿Hay que obligar a los niños a comer? Esto dice un nuevo estudio Friday, 24 February 2023


Tener hijos no siempre es un gozo, especialmente cuando de su alimentación se trata. El tema de siempre: "mi niño no come", que suelen decir muchos padres y madres, es una tarea ardua que a más de uno acaba llevando a desistir. Sin embargo, desistir de ese empeño porque tus hijos coman "bien" (lo que en el lenguaje casero quiere decir "mucho") es precisamente la decisión más acertada que puedes tomar.

Nada de tratar el asunto entre victorias y derrotas, pues aunque la comida siempre provoca situaciones delicadas, en tanto que, por supuesto, entendemos que para ti es un aspecto fundamental en la crianza, es hora de normalizar algunas decisiones de los más pequeños. A menudo sucede que los niños se niegan a comer, sin ni siquiera importar lo que se les sirva. ¿Que si hay algún truco para solucionarlo? ¿Que si qué castigo funciona mejor? Ninguno. Nada de nada.

Foto: Fuente: iStock.
La luz del sol puede hacer que los niños sientan más hambre, según un nuevo estudio

Un estudio publicado en 2021 en la revista Pediatrics no solo encuentra que estas prácticas tan habituales son inútiles, sino que los expertos que lo han llevado a cabo han concluido que obligar a los niños a comer sería, de hecho, contraproducente.

Elegir sin presión

Por el contrario, se les debe dejar descubrir los gustos y los sabores por sí mismos. Vale, no se trata de darles absoluta vía libre, sino presentarles desde bien pequeños todas las posibilidades que hay en la mesa y ver, poco a poco, cómo van degustando y eligiendo (sin más presión que la de conocer lo que se llevan a la boca). O sea, que basta, en parte, con explicarles conforme crecen lo que cada alimento aporta a su organismo, cuán importante es cada uno en función de estas cualidades, etc.

(iStock)
(iStock)

Es cierto que un niño prácticamente no tiene control sobre su vida diaria, excepto potencialmente el hecho de alimentarse por sí mismo, es por eso que la mayoría de pediatras aconsejan dejarles tomar sus propias decisiones.

Para llevar a cabo esta investigación, 317 familias se pusieron en manos de un grupo de investigadores. Estos últimos les observaron detenidamente, y les proporcionaron un cuestionario para completar. Las preguntas se referían a los hábitos alimentarios de los niños de 4 a 9 años y la actitud de la madre hacia ellos.

No le hagas chantaje

Según los resultados, los niños quisquillosos son menos comunes en familias donde los padres no los obligan a comer algo que no quieren. Es decir, debemos evitar obligar a los niños a terminar su plato o evitar que se levanten de la mesa después de comer parte de la comida. Además, chantajear al niño también es contraproducente.

(iStock)
(iStock)

Según los especialistas, un niño no cambia entre los 4 y los 9 años, por lo que corresponde actuar desde temprana edad. Por tanto, lo ideal sería empezar a introducirle en nuevos alimentos a partir de los 6 meses, cuando el niño ingiere alimentos sólidos. Además, es necesario perseverar. Además, en este sentido, según otro estudio publicado en 2015, un niño pequeño necesita alrededor de una docena de exposiciones a un alimento para terminar disfrutándolo.

Castigar o engañar no hace mucho para que a un niño de 4 años le guste un alimento, pero hay otras formas de facilitar las cosas. De hecho, los niños apreciarán mejor una comida si han contribuido a ella. Es decir, incluir al niño en la cocina, por ejemplo, encomendándole pequeñas tareas, podría darle el gusto por comer.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact