Are You New User

Presidente Pavel: un exgeneral de la OTAN es el nuevo ‘halcón exterior’ de República Checa Wednesday, 15 February 2023


En octubre de 2017, República Checa parecía hundirse por completo en la era del populismo. Andrej Babis, un rico empresario llamado por algunos “el Trump checo”, ganó las elecciones con un mensaje abiertamente populista, mientras Miloš Zeman ocupaba la presidencia de la república desde 2013, otro líder populista considerado cercano al Kremlin hasta la invasión de Ucrania en 2022, a pesar de que en 2014 ya tuvo una postura muy dura contra la anexión de Crimea.

Las cosas cambiaron en diciembre de 2021. Babis fue expulsado del Gobierno y Petr Fiala, un atlantista, ocupaba la oficina del primer ministro. Pero un año después, el riesgo de un nuevo volantazo populista estaba sobre la mesa. En enero de 2023 se elegía al sucesor de Zeman, y Babis era uno de los favoritos. En las semanas previas a las elecciones, el magnate checo multiplicó sus mensajes populistas con un tono cada vez más antioccidental y contra la OTAN y el apoyo a Ucrania.

Foto: Protestas contra el primer ministro checo Andrej Babis. (EFE)
¿Crees que lo has visto todo en política? No conoces a Andrej Babis, el Berlusconi checo

En frente, se encontró con un mensaje radicalmente distinto. Petr Pavel (nacido en 1961 en Planá, cerca de la frontera con Alemania) defendía justo lo contrario. Criado en una familia militar, con su padre encargándose del descifrado de mensajes de la OTAN, Pavel tuvo una larga carrera en el ejército, pero también en la OTAN, contra la que trabajaba su padre. El antiguo comandante ha ganado unas elecciones con un mensaje atlantista, criticando el proceso por el que en los últimos años se había intentado alejar a República Checa del núcleo duro de Occidente. A finales de enero, ganó sólidamente las presidenciales, con un 58,32% frente a Babis.

La campaña ha girado en torno a su experiencia como militar, y de hecho ese currículo se ha filtrado en su eslogan de campaña: “Orden y tranquilidad”. En todo caso, Pavel se encuentra en el sector liberal checo: no se opone al matrimonio del mismo sexo ni a la adopción por parte de parejas homosexuales, tampoco se opone a la eutanasia. En cuestión de un año y pocos meses, República Checa ha pasado de estar dirigida por un primer ministro populista con visiones contrarias a los intereses de la OTAN y un presidente sospechoso de tener lazos con Moscú, a un Gobierno atlantista y un futuro presidente independiente con un currículo atlantista más que acreditado.

Petr Pavel, presidente electo de República Checa. (EFE)
Petr Pavel, presidente electo de República Checa. (EFE)

Los poderes ejecutivos están en manos del Gobierno, y no de la oficina del presidente, pero el jefe de Estado tiene poder sobre el veto de determinadas leyes y también tiene un poder blando en asuntos de política exterior, precisamente uno de los puntos de mayor interés del nuevo presidente electo. En Bruselas, tanto en la Comisión Europea como diplomáticos de otros Estados miembros, y desde la OTAN, se veía con preocupación la posible victoria de Babis.

Una larga carrera militar

La carrera de Pavel empezó realmente a dispararse hace 30 años, en Bosnia. Allí se encargó de sacar a 55 militares franceses de la base croata de Karin, asediada por fuerzas serbias en 1993. Su perfil aumentó significativamente tras aquel rescate. Entre 1999 y 2003, fue el representante de la República Checa en la sede del Comando de la Fuerza Conjunta de la OTAN, el segundo en rango de importancia por debajo del Comando Supremo de la Alianza, siendo ascendido a general de brigada.

Para muchos, es su larga experiencia la que limpia una mancha que en ocasiones se le recrimina: el haber sido miembro del Partido Comunista de Checoslovaquia entre 1985 y la Revolución del Terciopelo, tras la que se unió a los disidentes. “El servicio de Pavel al nuevo Estado democrático tras la Revolución de Terciopelo, incluso en la OTAN, es impecable”, explica Ondřej Ditrych, director del Instituto de Relaciones Internacionales de Praga. “De hecho, es algo que le redime para algunos liberales checos para los que su pasado comunista podría ser un problema. Esto es algo bastante nuevo y posiblemente un punto de inflexión en la transición checa desde el comunismo”, explica Ditrych.

Foto: El secretario general de la OTAN visita el aeropuerto militar de Bardufoss, en Noruega, durante maniobras de la Alianza. (Reuters/NTB/Annika Byrde)
Stoltenberg, de estratega del ‘Age of Empires’ a inesperado líder de una OTAN resucitada

A lo largo de los siguientes años, los últimos de la primera década del siglo XXI, volvería en distintos periodos a Bruselas. Entre 2007 y 2009, fue el representante militar checo ante la Unión Europea y después estuvo dos años en el cuartel general de la OTAN en Mons (Bélgica). Ascendido a general del Ejército, en 2012 se convirtió en jefe del Estado Mayor, cargo que abandonó en 2015 para ser el presidente del Comité Militar de la OTAN, lo que convirtió a Pavel en una de las principales figuras dentro de la Alianza junto al secretario general y el comandante supremo.

Pavel fue el primer miembro de un antiguo país del Pacto de Varsovia en subir hasta los escalones más altos de la administración de la OTAN. El presidente electo, con dos hijos con su anterior mujer, está casado ahora con Eva Pavlová, también antigua militar: así, no solamente el presidente de la república será un antiguo general del Ejército checo, sino que la primera dama será una antigua teniente coronel.

​Un halcón exterior

Una de las primeras cosas que hizo Pavel tras ser elegido fue hablar con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, provocando un importante enfado por parte de China. Pekín no tolera ningún acercamiento ni ningún reconocimiento hacia una isla que considera parte de su territorio. Lituania está pagando un alto precio comercial, con medidas muy duras por parte de China, por un acercamiento a Taiwán. En una entrevista posterior con el Financial Times, Pavel no intentó calmar a Pekín: “Esto es lo que tenemos que tener muy claro: China y su régimen no es un país amigo en este momento, no es compatible con las democracias occidentales en sus objetivos y principios estratégicos”.

Pavel, durante su etapa en la OTAN. (Reuters)
Pavel, durante su etapa en la OTAN. (Reuters)

“Junto con otros pasos que tomó durante la última semana, indica que actuará a favor de un liberalismo asertivo en el exterior”, explica Ditrych, que señala que eso gustará a “los elementos más progresistas de la coalición gobernante” liderada por Fiala, pero no así a los más “pragmáticos” dentro del Ejecutivo. Lo que desde luego ha hecho Pavel es dedicar alguna de sus primeras palabras a confrontar con China, lo que representa un cambio significativo respecto a la estrategia de Zeman de convertir el país en un socio prioritario de Pekín en el Viejo Continente.

La elección de Pavel es la de un halcón en política exterior para la presidencia de la república. ¿Significa eso que los checos están comprometidos con una visión más asertiva en política exterior? ¿Significa que los checos están comprometidos en su apoyo a Ucrania, que es una de las mayores preocupaciones en Bruselas, la desafección de los ciudadanos europeos? Ditrych cree que de la victoria de Pavel no puede concluirse que los ciudadanos checos estén más comprometidos con esos objetivos.

“El apoyo público para proporcionar asistencia militar a Ucrania ha disminuido en la República Checa en un 16,4% entre la primavera y el otoño del año pasado”, recuerda el presidente del Instituto de Relaciones Internacionales de Praga. Para él, la campaña de Babis sí se dirigió a un sector interesante del votante, pero fue, quizá, demasiado agresiva. Sin embargo, cree que otros candidatos seguirán buscando “el potencial del voto protesta a través de la política populista, que es probable que se articule a través del movimiento por la paz”, explica.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact