Are You New User

La horrible profecía azteca que supuso el fin de un imperio Saturday, 18 February 2023


En 2012 todo el mundo se echó las manos a la cabeza porque pensaban que llegaba el fin, según una antigua y supuesta profecía maya. "El fin" se ha pronosticado en tantas ocasiones que ya no tiene ni gracia, aunque la gente sigue leyendo sobre las profecías de Nostradamus. En los 70 la gente llevaba pancartas por la calle que aseguraban que el Apocalipsis estaba cerca, y ahora lo leemos en redes sociales, pero la idea sigue siendo la misma que cuando Sodoma y Gomorra: merecemos ser castigados por nuestros pecados, y algún cataclismo terminará con nosotros.

Es un miedo natural si pensamos en nuestros ‘antepasados’ más grandes, los dinosaurios, reinaban sobre la Tierra hasta que un meteorito acabó con ellos. Con una premisa así, es normal pensar que en algún momento cercano desapareceremos. El fin del mundo es, por lo tanto, algo bastante frecuente en nuestra psique, aunque con variaciones. En la Edad Media el protagonista era el Apocalipsis, sumidos como estaban en una existencia mágica y cristiana. El cometa Halley también ha sido alguna vez culpable de nuestra pronta desaparición e incluso el efecto 2000, ese extraño apocalipsis tecnológico del cambio de siglo.

La idea era que el día del solsticio de invierno de aquel año ocurriría el fin del mundo porque el baktún 13 del antiguo calendario mesoamericano terminaba aquel día

Pero volviendo a los mayas, en 2012 todo el mundo se volvió un poco loco. Según se propagó la creencia, la idea era que el día del solsticio de invierno de aquel año ocurriría el fin del mundo porque el baktún 13 del antiguo calendario mesoamericano terminaba aquel día. No sucedió nada, lo que no es problema para que muchos autores hayan asegurado que los habitantes de la Tierra hemos experimentado una transformación espiritual que dio el comienzo de la nueva era. Como suele suceder con las catástrofes de este tipo, se creía que algún cuerpo celeste o asteroide errante impactaría contra la Tierra.

Foto: El sitio de Tenochtitlan por Hernán Cortés, durante la Conquista de México (Wikimedia)
Cristóbal de Olid, el capitán que se rebeló contra Hernán Cortés

Por tanto, partiendo de esa base podríamos decir que los seres humanos somos un poco cenizos y siempre estamos pensando que va a pasar algo que termine con nosotros. Al fin y al cabo, muchas de las premisas de series de televisión, libros o películas de ficción van por ahí. Y, por algún motivo, las culturas consideradas exóticas o misteriosas como las mesoamericanas suelen estar en el punto de mira cuando hablamos de este tipo de profecías.

Una leyenda bastante conocida de una profecía funesta es aquella que cuenta que, cuando Hernán Cortés y los españoles llegaron a América, Moctezuma II creyó que era el dios Quetzcalcoatl. La profecía decía que, tras haberse enfrentado a Huitzilopochtli (dios de la guerra), habría partido hacia Oriente por el mar con la promesa de que volvería en el año azteca de Ce Acatl, fecha que casualmente correspondía con el año 1519 (y sí, con la llegada de los españoles).

Una leyenda bastante conocida de una profecía funesta es aquella que cuenta que, cuando Hernán Cortés y los españoles llegaron a América, Moctezuma II creyó que era el dios Quetzcalcoatl

Esto se debe a que la actitud de Moctezuma ha dado lugar a muchas especulaciones. La creencia popular habría surgido de varias fuentes indígenas y franciscanas, escritas después de la conquista. Sin embargo, la idea de que vieran a los españoles como una deidad ha sido frecuentemente cuestionada, puesto que no ha sido mencionada en crónicas españolas y en la actualidad se ve como poco probable. Hasta hace pocos años, sin embargo, era una creencia bastante común entre los historiadores. Un ejemplo de una profecía que desde luego no fue certera, porque no terminó de la mejor forma posible.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact