Are You New User

Carga Rápida | Lo que dices en internet depende de dos juicios en EEUU Friday, 24 February 2023


Este es un fragmento de la nueva entrega de la newsletter Carga Rápida, que se envía cada jueves por la mañana. Si quieres recibirla totalmente gratis solo tienes que hacer click aquí o en el módulo que aparece a continuación:

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

Es probable que en los últimos días hayan leído que a miles de kilómetros de su casa se está jugando el futuro de internet. El Supremo de Estados Unidos ha sido el escenario de dos procesos que tienen a Google y a Twitter en el punto de mira.

La decisión del alto tribunal puede afectar de lleno a la conocida como Sección 230 de la Ley de Decencia de las Telecomunicaciones, una norma que va camino de cumplir 30 años en vigor. Ese artículo es el que permite a las fuerzas vivas de internet (Facebook, YouTube, Instagram…) eliminar contenidos discrecionalmente sin tener que dar explicaciones ni responsabilizarse por ello. ¿Por qué hemos llegado hasta aquí?

  • González contra Google. La familia de una joven asesinada en los atentados de París de 2021 demandó a esta y otras tecnológicas por difundir mensajes y contenidos capaz de radicalizar a los jóvenes.
  • Twitter contra Taamneh. El entorno de Nawras Alassaf, asesinado en circunstancias similares en 2017 en Estambul, acudió a los tribunales para exigir a las plataformas online que se implicarán para censurar los contenidos difundidos por organizaciones terroristas.

Actualmente, la Sección 230 viene a decir que ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será considerado “editor o difusor” de información facilitada por otro proveedor.

Si la justicia estadounidense decide introducir cambios o incluso tumbar la norma, las tecnológicas podrían verse obligadas a reformular sus políticas de moderación de contenidos. Desde algunos sectores se alerta del perjuicio que esto podría suponer para la libertad de expresión en internet. Otros lo que sostienen es que estas multinacionales no quieren afrontar un problema que llevan años arrastrando y hacer la correspondiente inversión en equipos y sistemas que permitan detectar y eliminar de raíz los contenidos realmente problemáticos.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact