Are You New User

Cómo decide realmente tu cerebro lo que tiene que pensar Friday, 24 February 2023


A veces, sin saber muy bien por qué, nos llegan a la mente pensamientos que no sabemos muy bien qué hacen ahí. Por ejemplo, estás en un avión y recuerdas algo que te dijo un amigo hace dos meses (cuando no aparece un pensamiento intrusivo recordándote que tu vuelo puede caerse y te puedes matar). ¿Por qué, exactamente, piensas algo que sucedió hace tanto tiempo y en principio no tiene nada que ver con ese momento?

Dentro de esos procesos hay un patrón compartido de actividad central común, en regiones que juntas forman la llamada ‘red de modo predeterminado’, descubierta y nombrada por el neurólogo Marcus Raichle a principios de la década de 2000. Se activa cuando soñamos despiertos, pensando en nosotros mismos o en los demás, evocando recuerdos o imaginando eventos futuros.

La red de modo predeterminado se activa cuando soñamos despiertos, pensando en nosotros mismos o en los demás, recordando recuerdos o imaginando eventos futuros

La red de modo predeterminado se activa cuando las personas parecen no estar haciendo "nada" (de ahí el término "predeterminado"). Por lo general, esto sucede cuando estamos en un estado relajado y no nos enfocamos en una tarea u objetivo, como es el estar viajando en avión del ejemplo. Entonces, cuando se activa esta red, otras redes del cerebro se regulan a la baja o se vuelven menos activas, como las que están relacionadas o involucradas con la toma de decisiones o el trabajo. Es lo que permite que el cerebro divague, informa ‘Iflscience’.

Pero, ¿por qué ese recuerdo y no otro? Algunos se debe a que son más recientes, emotivos o centrales para nuestra identidad, por lo que captan nuestra atención con un sentido. Fueron fundamentales y nos ayudaron a contribuir nuestra supervivencia. Se cree que el cerebro almacena recuerdos de forma asociativa y reconstructiva, almacenando detalles de la memoria de manera distribuida y reuniéndolos al recuperarlos, en lugar de una forma estrictamente reproductiva, con repeticiones de video de eventos completos almacenados en orden cronológico.

Algunos recuerdos son más recientes, emotivos o centrales para nuestra identidad, por lo que captan nuestra atención con un sentido

Esto significa que los recuerdos pueden asociarse entre sí a través de diferentes detalles sensoriales, emocionales y contextuales. Entonces, cada uno de estos bits de información puede servir como una señal para activar otro recuerdo. Por ejemplo, cuando nos encontramos con un olor, un sonido o una imagen, aunque a veces no sepamos conscientemente cuál fue el desencadenante (algo, sin duda, muy proustiano).

Algo bastante común aunque no lo parezca: cuando se tiene ansiedad y depresión postparto las madres pueden tener pensamientos intrusivos de dañar a su bebé, sin que eso signifique, lógicamente, que quieren hacerlo. Comprensiblemente, esta es una experiencia muy perturbadora, y por ello siempre es buena idea buscar ayuda o apoyo lo antes posible con terapia cognitivo-conductual, que ayuda a lidiar con pensamientos no deseados.

Vale la pena recordar que muchos pensamientos entran en nuestras mentes aparentemente de manera espontánea y que esto es una parte normal de la memoria humana

Pero también vale la pena recordar que muchos pensamientos entran en nuestras mentes aparentemente de manera espontánea y que esto es una parte normal de la memoria humana y los procesos de pensamiento. Pero al permitirnos a nosotros mismos y a nuestro cerebro descansar, le permitimos generar pensamientos creativos y soluciones a los problemas. Y cuando surgen pensamientos no deseados, lo mejor es adoptar un enfoque consciente: observar el pensamiento y dejarlo ir, como las nubes en una tormenta pasajera, vistas desde un avión.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact