Are You New User

La sorprendente historia de una carta escrita en 1916 que ha llegado ahora a su destino Friday, 24 February 2023


La aparición de internet y el correo electrónico ha hecho que el envío de cartas postales, las escrita a papel, sean un mero recuerdo del pasado. La inmediatez en recibir cualquier mensaje ha mermado el servicio postal para estos menesteres. Atrás quedó el romanticismo de escribir a mano y esperar con anhelo la llegada de la carta de esa persona amada en el buzón. Ahora solo llegan facturas, multas o las comunicaciones de las entidades bancarias.

Pero pongamos nuestra mente en 1916. ¿Qué tardaría en llegar una carta enviada ese año entre dos ciudades inglesas cuya distancia entre sí es de unos 200 kilómetros? Quizás unos días o unas semanas, a lo sumo. Pues, aunque parezca mentira, ha tardado nada más y nada menos que 105 años. Es lo que le ha ocurrido a de Finlay Glen.

Finlay Glen, el joven que ha recibido la carta 105 años después (BBC)
Finlay Glen, el joven que ha recibido la carta 105 años después (BBC)

“Estábamos bastante sorprendidos y desconcertados”, dijo Glen en declaraciones a la cadena británica BBC. En un primer momento pensó que se trataba de un error y que la carta podía haber sido enviada en 2016, sin embargo, el matasellos no dejaba lugar a dudas e indicaba claramente que la carta estaba fechada en 6 de febrero de 1916.

Un error que ocurre "muy ocasionalmente"

El sello ni siquiera tenía el rostro regio de Isabel II, recientemente fallecida a los 95 años. De hecho, la monarca británica más longeva y con el reinado más largo del mundo, ni siquiera había nacido por entonces. Lo haría en 1926, diez años después de haberse escrito la carta. El sello correspondía al rey Jorge V, el abuelo de Lilibeth y que reinó entre 1910 y 1936.

La carta escrita por Christabel Mennel a su amiga Katie (Finlay Glen)
La carta escrita por Christabel Mennel a su amiga Katie (Finlay Glen)

Una vez que nos dimos cuenta de que era tan antigua, sentimos la necesidad de abrir la carta”, explica el joven, que guardó la misiva durante dos años hasta que finalmente la llevaron a la sociedad histórica local para que la analizaran y descubrieran el misterio de su aparición más de un siglo después de haber sido escrita.

Tras abrir la carta, el joven y los historiadores descubrieron que estaba dirigida a Katie, la esposa de un magnate de sellos londinense llamado Oswald Marsh. El remitente era su amiga Christabel Mennel, la hija de un adinerado comerciante de té llamado Tuke Mennel y que la envió desde sus vacaciones en Bath, una bonita ciudad que cuenta con unas famosas fuentes termales. Mennel le cuenta a Katie que ha pasado un resfriado muy fuerte y algunos otros detalles de su viaje a unos 200 kilómetros de Londres.

El sello ni siquiera tenía el rostro de Isabel II, que nació 10 años después de escribirse la carta

La carta se encuentra ahora en manos de la revista de historia Norwood Review que está investigando para conocer algún dato más. En cuanto a porqué llegó con tanto retraso, un portavoz del Royal Mail, la empresa del Servicio Postal del Reino Unido, dijo a la CNN que este tipo de incidentes suceden “muy ocasionalmente” y que, a pesar de la intriga generada, “no tenemos más información”.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact