Are You New User

Los móviles ya no pueden mejorar sus baterías y por eso se inventan esta exageración Wednesday, 01 March 2023

Hasta que alguien dé con una nueva y revolucionaria técnica de crear baterías que permitan, por ejemplo, meter una mucho más grande en el mismo espacio, no vamos a tener saltos tremendos en lo que se refiere a la autonomía de los móviles. Ante ese tapón técnico en uno de los aspectos que más influyen en la experiencia de usar un smartphone, hay un grupo de fabricantes que hace tiempo apostaron por llevar la carga rápida muy lejos. Si no puedo mejorar la capacidad del tanque de combustible, ¿por qué no mejorar el tiempo que tardamos en llenarlo? Es algo que todas las marcas, en mayor o menor medida, han incorporado. Lo que ocurre es que ahora, algunas, han llegado a niveles exagerados.

En este Mobile World Congress se ha hablado mucho de carga rápida. Realme, una marca que pertenece al mismo grupo empresarial que Oppo o Vivo, se ha sacado de la manga un nuevo modelo que viene con la etiqueta de ser el más rápido del mundo en que la batería pase de 0 a 100. Gracias a un sistema de 240W, el Realme GT3 tarda solo nueve minutos y 30 segundos en hacerlo. Es el tiempo en el que tardas en prepararte un café por la mañana. En 80 segundos recupera una quinta parte de su batería de 4.600 mAh.

Llevo años probando ‘smartwatches’ y este es uno de los que más me ha llamado la atención

Con estas velocidades, no es que iguale, es que supera los tiempos del Redmi 12 Explorer Edition que se lanzó el pasado otoño en China. Tardaba en cargarse nueve minutos. La diferencia es que ese teléfono tenía 4.300 mAh de batería, una cifra menor al modelo que hemos visto esta semana.

Parece que dentro de poco la marca del Realme GT 3 puede romperse. Se ha filtrado un vídeo en el que Xiaomi pone a prueba un cargador experimental de 300 W que consigue recargar una versión modificada de uno de sus teléfonos en tan solo cinco minutos. Otra cosa diferente es cómo y cuándo verá la luz ese sistema. Sea como sea, estamos entrando en una espiral que en unas pocas generaciones llegará a su tope y no tendrá donde avanzar.

¿Cómo lo logran?

¿Cómo ha conseguido la compañía recortar tiempos hasta este extremo? Realme dio bastantes detalles en su evento sobre este asunto. Primero, la arquitectura del sistema. Han utilizado tres conjuntos de chips de carga de máxima potencia, lo que les permite reducir las pérdidas de energía durante el proceso hasta suponer un 1,5%. Dicho de otra manera, casi el 99% de la energía que sale del enchufe llega al teléfono. A eso le suman una zona de refrigeración de (6580 mm2) que cubre tres partes de la batería, evitando que se sobrecaliente el sistema.

El Realme GT 30. (M. McLoughlin)
El Realme GT 30. (M. McLoughlin)

Para el cargador, un elemento esencial e indispensable para lograr estos tiempos, han utilizado nitruro de galio, un material que ha permitido mejorar y mucho el tamaño de los cargadores. De esta forma, el adaptador de 240 W de potencia es más pequeño que incluso el de 150 W que utilizaban hasta ahora. Para lograr la máxima velocidad de carga del teléfono también hace falta utilizar un cable de 12 V, incluido junto con el terminal, al igual que el adaptador.

Cuando se habla de estos guarismos, preocupa y mucho la salud de la vida útil de la batería. Desde la compañía aseguran que, tras 1.600 ciclos de carga a esa potencia, se conversa el 80% de su capacidad.

El sistema de carga rápida de este teléfono es lo más impresionante, pero no es lo único de este Realme GT3. También apuesta por incluir una pequeña ventana traslúcida al lado de cámara en cuyo interior se puede ver un LED en forma de C que sirve para mostrar el estado del teléfono y otras cosas, iluminando ese elemento en diferentes colores. Parece que la propuesta del Nothing Phone de incluir elementos luminosos en la parte trasera del dispositivo se empieza a extender. Por lo demás, el Realme GT 3 Pro cuenta con una pantalla Ultra AMOLED de 6,7 pulgadas con hasta 144 Hz de refresco de pantalla, cámara doble y opciones de RAM de 8, 12 y 16 GB y de almacenamiento de hasta un tera. Todavía no hay precio en euros, pero el terminal comenzará en 649 dólares.

En lo que se refiere al uso de otros materiales, Honor ha hecho una interesante propuesta. La de utilizar silicio y carbono en sus baterías. Lo que pretenden es cambiar el ánodo de grafito utilizado habitualmente en las baterías de iones de litio por uno compuesto por esos dos elementos. La promesa es que puede aumentar la autonomía de los terminales hasta un 12%, ya que permiten una mayor densidad y, por tanto, ofrecer la misma energía en el mismo espacio. La marca china lo desveló durante su keynote como un one more thing, una bola extra después de presentar sus grandes apuestas comerciales. No dio fecha de llegada al mercado, así que habrá que esperar a ver en qué momento ocurre, cómo se materializa y si cumple lo que promete.

¿Por qué Apple es tan conservador?

Es inevitable preguntarse varias cosas cuando uno asiste a estos anuncios. Las miradas se dirigen a los pesos pesados del sector, Apple y Samsung y otras marcas como los Pixel. Se mantienen muy lejos de estos registros de carga rápida. Los coreanos han aumentado su capacidad en los últimos tiempos hasta los 45W. La manzana y Google son todavía más conservadores, con 20 y 23 W de potencia en sus últimos modelos.

El concepto de One Plus 11. (M. McLoughlin)
El concepto de One Plus 11. (M. McLoughlin)

Todo esto se debe a un enfoque más conservador en la preservación de la batería. El principal motivo es el de minimizar riesgos para la durabilidad de los teléfonos. Los modelos de gama alta de Samsung ofrecen una buena esperanza de vida. Los de Apple, todavía más. Probablemente, sean los que mejor capacidad tienen para envejecer en todo el mercado. Otra cosa es que los propietarios los quieran cambiar antes.

Por mucho que estemos hablando de sus mejores modelos de su catálogo, un Realme o un Redmi no están pensados para durar tanto tiempo. Tienen papeletas, antes de que la degradación de la batería sea evidente y un lastre, de fallar o sentirse viejos por otros motivos. Al final es imposible intentar igualar un terminal de 1.400 euros a uno de 300, 400 o 500 euros. No hay que olvidar que tanto la manzana como los surcoreanos son los dos mayores vendedores de terminales del mundo y, si coinciden en no dar el paso exagerado, alguna razón de peso tendrán.

Las marcas que apuestan, como es el caso de Realme o Xiaomi, por apretar el acelerador pasan certificaciones y someten a exhaustivas pruebas de laboratorio sus terminales. Pero también hay que coger con pinzas estos sellos de calidad.

No es lo mismo un entorno donde controlas todo que la vida y el uso real que se da a los dispositivos. Las propias compañías te entregan el teléfono muchas veces con la función de carga rápida desactivada y tienes que hacerlo manualmente. Es como cuando Microsoft promete que su Surface puede darte hasta 15 horas de autonomía y, luego, probablemente, ningún usuario llegue a esa cifra, como nos ocurrió en la prueba de producto que hicimos.

Dicho todo esto, lo de Apple empieza a chirriar y tendría que empezar a abrir la mano en este aspecto, aunque sea un poco. Pero podemos dar por descontado que no van a volverse locos. Ellos prefieren trabajar en la eficiencia de los componentes, mejorar el sistema de disipación de calor y los procesadores, donde están logrando enormes avances tanto en formato móvil con los A Bionic como en los ordenadores con los M1 y los M2.

También han metido mano en sus sistemas de carga, pero con otros fines. Por ejemplo, en Estados Unidos los usuarios del iPhone, con la última actualización de iOS, han recibido una curiosa función: que su teléfono se cargue solo con energía limpia, detectando qué momento es el idóneo para hacerlo. El problema, que algunos usuarios se han quejado de que la opción se active por defecto y no les permitan escoger.

Hay ciertas reticencias en algunos fabricantes que prefieren limitarse a la eficiencia energética

En el aspecto de disipar el calor, una de las cosas que más influyen en la eficiencia de los terminales móviles, en este Mobile World Congress hemos visto una interesante propuesta por parte de OnePlus. El invento en cuestión se llama Active CryoFlux, un sistema experimental para refrigerar los terminales.

La compañía lo ha incluido en un teléfono conceptual que ha traído a la feria. Lo más llamativo de todo es que este componente es visible desde la parte de fuera, donde se ven los fluidos que necesita para funcionar circular en la trasera del teléfono, como se puede ver en la foto superior. Funciona gracias a una microbomba hecha de cerámica con tecnología piezoeléctrica con dos diafragmas conectados entre sí. Todo esto les permite reducir la temperatura cuando se hacen actividades intensas, como sesiones de gaming, más de dos grados, con lo que ello supone para el rendimiento y la autonomía del terminal.

Xiaomi, a precio de Apple

En Barcelona, los grandes fabricantes, los que mayores cuotas de mercado atesoran en todo el mundo, han mantenido un perfil discreto. Prefieren no competir por la economía del titular que se genera en la feria y hacer sus propias presentaciones, captando toda la atención para ellos. Samsung ya no es que no traiga sus buques insignia, es que este año no ha traído ni los portátiles que descubrió en la pasada edición.

Oppo se ha limitado a enseñar cosas ya presentadas hace varias semanas y a Apple ni se le espera por aquí, lo mismo que a Sony o LG, nombres clásicos de la feria en el pasado. El único de los pesos pesados que se ha atrevido a aparecer por aquí con alguna novedad ha sido Xiaomi. La compañía aprovechó el encuentro para hacer el lanzamiento global del Xiaomi 13 Pro y su hermano pequeño el Xiaomi 13. El primero de estos modelos ha generado un debate bastante intenso. El motivo es que su precio supera incluso el precio de salida del iPhone 14 Pro: 1.499 euros.

Foto: E. Fontcuberta.
Foto: E. Fontcuberta.

En Teknautas tuvimos la oportunidad de probarlo unos días antes de su lanzamiento en la Ciudad Condal (en China llevaba ya un tiempo a la venta). Es un móvil que tiene todo lo que se le puede pedir a un gama alta. El mejor procesador de Qualcomm, una pantalla superlativa, rendimiento, autonomía, buen sonido, diseño y una cámara de altos vuelos que ha sido creada con Leica. La pregunta es la de si una marca como Xiaomi, que se hizo popular y grande gracias a móviles tirados de precio, puede competir en esta liga abiertamente y hacerse un hueco comercialmente hablando.

Foto: El Xiaomi 13 Pro. (Foto: M. M.)
Xiaomi lanza su nueva bestia: me vuelven a entrar ganas de comprarlo (hasta ver el precio)

Habrá que ver si tienen suerte y consiguen rascar algo en las cotas más altas. No hay que olvidar que, cuando hablamos de móviles de más 500 o 600 euros, en 2022 el único teléfono que no fue un iPhone que se coló en el top cinco de ventas, según CounterPoint, fue el Galaxy S22 Ultra. Y eso con todo el control que tienen los surcoreanos del canal de venta. El aumento de precios de Xiaomi se ha hecho patente en más productos. En Barcelona, ha presentado auriculares con cancelación de ruido por 250 euros y un patinete que roza los 1.000. Algo diametralmente opuesto a lo que la gente tenía en la cabeza.

Xiaomi y Honor, consagradas por el ‘low cost’, vienen al MWC con móviles a precio de iPhone

Muy similar es el caso de Honor, la que en su día fue la marca blanca de Huawei, pero que acabó emancipándose y volviendo al ruedo con normalidad después del veto estadounidense. La cuestión es que esta compañía se hizo un hueco gracias a sus agresivos precios, pero en esta nueva vida pretende también tener una pata entre lo más lujoso.

Su máximo exponente en este MWC ha sido su Honor Magic 5 Pro, un bólido de 1.299 euros, al que tampoco le falta nada. Una cámara con tres sensores de 50 megapíxeles y un telefoto telescópico para mejorar las fotos a distancia, el mejor procesador de Qualcomm o compatibilidad con Wifi 7, el nuevo estándar que permite una conexión inalámbrica aún mejor.

Foto: M. McLoughlin.
Foto: M. McLoughlin.

¿Te atreves a reparar tu propio móvil?

Nokia ha dado que hablar en los últimos días. Primero, porque la compañía original ha decidido cambiar su logo para que no se le siga asociando con el negocio de los móviles. Lo suyo son las redes y quiere poner tierra de por medio. Entonces, ¿a quién pertenecen los móviles? Al grupo HDM Global, que tiene licencia la histórica marca. Los lleva comercializando desde hace varios años, con resultados que están muy lejos de los tiempos de vino y rosas que vivieron estos dispositivos.

En esta edición del MWC, HDM Global ha llevado el derecho a reparar nuestros terminales a un nuevo nivel. Se ha asociado con iFixit, el foro de internet por excelencia en lo que se refiere a las reparaciones y venta de suministros para llevarlas a cabo, para crear el Nokia G22.

Una de las demostraciones en el estand de Nokia. (M. McLoughlin)
Una de las demostraciones en el estand de Nokia. (M. McLoughlin)

¿Qué tiene de especial? Que está diseñado para poder ser rápidamente reparado de forma casera. Además de un montaje orientado a poder manejar los componentes fácilmente, se ha creado un kit de reparación creado en conjunto con iFixit (entre las piezas hay pinzas, ventosa, destornillador o una cuchilla) para facilitar este trabajo. Tanto las herramientas como los repuestos se venderán, según ha prometido la compañía, a precios razonables. En el estand del MWC he conseguido cambiar una batería en menos de cinco minutos. ¿Se atrevería a hacerlo en casa?

Se trata de un terminal de gama baja, con precios a partir de los 189 euros. Cuenta con una pantalla de 6,5 pulgadas HD y una resolución de 720 por 1600 píxeles. Un panel que viene con tasa de refresco de 90 Hz y puede manejar un brillo máximo de 500 nits. Tiene una batería de 5050 mAh, con carga rápida de 20 W. La cámara cuenta con tres sensores, uno principal de 50 megapíxeles que llega acompañado por un macro y una pieza dedicada a captar la profundidad. Su exterior está hecho 100% de plástico reciclado y en su interior cuenta con un procesador Unisoc T606. A esto hay que sumarle 4 GB de RAM y 64 o 128 GB de memoria.

No es la primera vez que alguna compañía abre esta posibilidad. La propia Apple ofrece la autorreparación, pero solo para el iPhone 12, el iPhone 13 y algunos de sus Mac. En Europa hace años que tenemos a la venta el Fairphone, un teléfono modular que apuesta por facilitar también reemplazar sus partes. Es interesante seguir este asunto en los próximos años, si se extiende a otros fabricantes y, sobre todo, si los usuarios lo adoptamos o no.

Los plegables esperan y los extensibles llegan

El Mobile World Congress ha vuelto a ser el escenario para promocionar los teléfonos plegables. Un mercado que sigue siendo minoritario, pero que está ensanchando su base poco a poco. Empezó Samsung, le siguió Huawei, Motorola y, más recientemente, Xiaomi u Honor.

El último en sumarse a esta fiesta ha sido Oppo que va a convertir su plegable tipo concha, el Flip N2, en una de sus grandes apuestas para el mercado español. La verdad que es un candidato a tener muy en cuenta por alguien que esté pensando en dar el salto a este formato. La pantalla externa es más grande que nunca y, por tanto, más útil. El diseño está logrado y, más importante, se cierra completamente a diferencia de lo que ocurre con el modelo que tiene Samsung para competir en esa categoría. Además, la marca china ha aumentado la batería hasta los 4.300 mAh, 600 mAh más que el modelo de la factoría surcoreana.

Cuando los plegables todavía no se han conseguido asentar en el mercado, ya hay quien habla abiertamente de teléfonos extensibles. Hasta ahora habían hecho apariciones peregrinas, muy puntuales. En esta feria se han vuelto a ver propuestas como las de Lenovo en este sentido. Y, además, por partida doble. Como Lenovo y como Motorola, también de su propiedad.

Entre lo que ha traído al MWC hay un prototipo que pasa de 5 pulgadas a 6,5 con apretar solo un botón. La extensión se produce de manera vertical. Lo que ocurre en el dispositivo cuando se contrae es que la pantalla se enrolla y se oculta en un mecanismo en la parte trasera. Lenovo también ha aplicado esta tecnología a un portátil. En este caso, el mecanismo convierte una pantalla de 12,6 pulgadas de diagonal en una de 15 pulgadas. El espacio se gana en vertical nuevamente y la parte restante del panel OLED se oculta bajo el teclado cuando no está en funcionamiento.

Por último, hablando de prototipos, hay que mencionar a TECNO, una marca china que de momento no vende en Europa, pero que ha traído una tecnología muy llamativa para hacer más versátil el aspecto de nuestro teléfonos móviles. Ha traído un móvil que puede cambiar al gusto de color. No hablamos de un móvil que cambia la tonalidad de su piel dependiendo de cómo le da la luz. Hablamos de una tecnología que permite ‘pintar’ nuestro móvil de 1.600 formas distintas. En la parte trasera cuenta con una rejilla de material de prisma a escala submicrónica que cuando recibe un campo eléctrico le permite de cambiar de color. ¿Por qué? Porque esa descarga, cambia la dirección de los prismas, repartiendo la luz con diferentes y variadas longitudes de onda y eso es lo que provoca la magía.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact