Are You New User

¿Tus hijos tienen muchas rabietas? 3 soluciones eficaces para frenar sin dramas los enfados de tus hijos Sunday, 05 February 2023


Desesperan. No las entendemos y nos desbordan. Sin embargo, hay que vivir las rabietas de los más pequeños con total naturalidad. Por regla general (hay casos que deberían ser tratados por un especialista), forman parte del desarrollo de los niños de los dos a los cinco años. Todos pasan por ella, ya sean en mayor o menor medida.

Hay que entender que, a esa edad, muchos pequeños no saben cómo gestionar sus emociones. Es una explosión de enfado o frustración de forma abrupta, ya que es la única manera que un niño tiene de expresar una situación que le es adversa. Ellos viven con mucha intensidad cosas a las que los adultos no damos importancia.

Foto: Foto: iStock
6 claves para lidiar con las rabietas de los niños durante el confinamiento

En primer lugar, tenemos que intentar saber qué razón provocó la rabieta. Hay varias causas muy comunes: querer algo que no tienen, llamar la atención, tener sueño o hambre, sentir celos y frustración...

Si sabemos el motivo, hay que actuar. No es bueno ignorar una rabieta. Entiende que es un mecanismo de defensa del menor, no es nada personal, ni tienen ninguna segunda intención. Ármate de paciencia y comprensión. Aquí tienes tres trucos eficaces recomendados por especialistas.

Trucos para calmar una rabieta rápidamente

  1. Cantar: La psicóloga Cassidy Freitas explica en su podcast Holding Spaces que “cantar tiene un efecto relajante en el cerebro y el cuerpo, tanto para el calmante como para el oyente”. Nos relajaremos nosotros mismos y así podremos conectar con nuestros hijos. No importa que canción elijas, ni lo bien o lo mal que lo hagas. Le estarás diciendo que le entiendes, que estás ahí y, además, le ofrecerás un ejemplo de comportamiento. “Quiero ponerles un límite, pero quiero que sepa que también amo estas partes de él. Espero que empiece a interiorizar lo que le digo”, explica.
  2. Pintar: La psicóloga Marina Martín ideó “La caja de la rabia”, una técnica basada en el cuento infantil “Vaya Rabieta”, de la francesa Mireille d’Allancé. Se pide que el niño, cada vez que tenga una rabieta, plasme su enfado en un dibujo libre. Así, canalizará sus emociones, relajará tensiones acumuladas y aliviará la frustración. Cuando termine, lo observa, deber arrugar el papel y depositarlo en una caja con tapa para que el monstruo de la rabia no vuelva a salir.
  3. Jugar: ya sea el hula hoop, el escondite o el pilla-pilla. El ejercicio físico ayuda a desestresar y a relajarnos. Eso se aplica a los padres como a los hijos. Puedes empezar tú y esperar que se vaya uniendo poco a poco. Siempre es mejor que liarnos a gritos y amenazas.

Son varias formas de llegar a lo que se denomina el método CONREA, defendido por la psicóloga Anna Estapé. Cuando parece que nada funciona, debemos intentar CONectar (con nosotros y con los niños), Responder (poniéndonos a la altura de los ojos, con empatía), validar la Emoción (ponerles nombre para que sepan lo que están sintiendo) y Acompañar la rabieta (desde tu lugar de adulto, para enseñar).

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact