Are You New User

Air Europa pide al Gobierno renegociar los préstamos públicos al 10% de la SEPI Monday, 06 February 2023


Lo que en su día fue todo un paracaídas salvador para Air Europa se está convirtiendo en una piedra en sus alas. Los 475 millones de euros con los que el Gobierno salvó a la aerolínea de los Hidalgo de entrar en quiebra mediante la concesión de dos préstamos en noviembre de 2020 están siendo ahora una piedra en las ruedas porque, debido a la subida de los tipos de interés, la filial de Globalia empieza a pagar intereses de hasta el 10% a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Según fuentes financieras, Air Europa ha comunicado ya al organismo dependiente del Ministerio de Hacienda la necesidad de renegociar las condiciones de los dos créditos por 240 y 235 millones de euros que percibió cuando la pandemia dejó en tierra a la mayoría de sus aviones. El primero, con carácter participativo y convertible en acciones, tiene un tipo de interés creciente, que este año llegará al 10% y en 2024 será aún superior. El segundo, ordinario, es fijo, con un 2,5% de coste más el euríbor, por lo que también se acerca ya al 6%. Una financiación a priori cómoda, puesto que el principal no tiene que devolverlo hasta finales de 2026, pero con unos tipos de interés que rondan actualmente el 9% en el caso del participativo y que superarán el 10% a finales del ejercicio actual.

Los Hidalgo quieren renegociar con el Gobierno el tipo de interés de ambos préstamos

Este coste dificulta más si cabe el despegue de Air Europa, que el año pasado consiguió un récord de ingresos con el mismo número de aviones que antes de la pandemia, pero que volvió a sufrir ligeras pérdidas operativas. El alto precio del queroseno, que llegó a superar los 120 dólares, y el pago de los alquileres de las aeronaves, a cuyos "lesores" adeudaba cerca de 300 millones, impidieron que el grupo mallorquín volviese definitivamente a los beneficios.

La compañía factura a diario entre 10 y 12 millones, cifra histórica, por la fuerte demanda a los destinos al otro lado del Atlántico. El grupo ha vivido el mejor enero de su historia, un mes tradicionalmente malo para el sector por ser posterior a las vacaciones de Navidad y de mucho frío. Dispone ya de una caja de 400 millones, según ha asegurado su presidente, Juan José Hidalgo. Pero sus obligaciones financieras siguen siendo exigentes. Por ello, los Hidalgo quieren renegociar con el Gobierno el tipo de interés de ambos préstamos, al considerar que la mejora de su situación económica les permitiría conseguir en la actualidad créditos a un precio inferior.

La situación es llamativa, puesto que en el consejo de administración de Air Europa, además de Juan José Hidalgo y Miguel Ángel Sánchez, hombre de su confianza, está compuesto por tres ejecutivos nombrados a propuesta de la SEPI. Se trata de Jesús Nuño de la Rosa, consejero delegado desde el pasado verano; José Angel Partearroyo, y Juan Manuel Bujía. Según otras fuentes, la petición al Gobierno está respaldada totalmente por De la Rosa, el que fuera presidente de El Corte Inglés y máximo responsable de la división de viajes del holding, que le nombró precisamente la SEPI.

Fusión en el aire

La necesidad de renegociar con el Estado las condiciones del préstamo participativo es evidente porque, pese a este buen arranque de 2023, en el sector se descuenta que la paralización de la economía terminará afectando al turismo. Y Air Europa está también muy condicionada por la evolución del precio del petróleo, al no disponer aún de garantías para hacer coberturas y asegurarse un precio mínimo del combustible. Una situación que es similar para otras compañías competidoras, como Volotea y Air Nostrum, que igualmente recibieron rescates del Estado.

El próximo acuerdo entre los Hidalgo e International Airlines Group (IAG) para fusionar Air Europa como Iberia no solucionaría ningún problema a corto plazo, puesto que el cierre de la operación se prolongará al menos un año hasta que la Comisión Europea determine si aprueba la integración en el caso de que no observe problemas de competencia. En diciembre, Bruselas echó abajo la transacción al estimar que sería perjudicial para los usuarios pese a las concesiones o remedies que proponía IAG en cuanto a cesión de rutas a terceros.

Fuentes próximas a las negociaciones indican que, si en aquel momento, con los aviones en tierra por el covid, Europa no autorizó la integración, ahora, con el sector en pleno vuelo, Iberia debería ser muy generosa para conseguir el plácet gubernamental.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact