Are You New User

Los grandes terremotos no se miden en grados: así funciona la escala de Ritcher Monday, 06 February 2023


La escala de Richter, o escala de magnitud local (ML), es la escala logarítmica más conocida y sirve para medir la cantidad de energía liberada en la corteza terrestre durante un terremoto. Recibe su nombre en honor al sismólogo estadounidense Charles Francis Richter (1900-1985), que la creó junto al germano-estadounidense Beno Gutenberg (1889-1960).

Ambos la concibieron para determinar las fuerzas implicadas en un seísmo de una magnitud entre 2,0 y 6,9 y producido entre los primeros 400 kilómetros de profundidad. Es decir, se trata de un método de discriminación entre los sismos menores y cotidianos, y aquellos mayores y esporádicos. Para ello, se empleó un sismógrafo de torsión Wood-Anderson y se evaluó inicialmente un área particular del sur de California (Estados Unidos).

Foto: De España a Groenlandia: el alcance del terremoto de Turquía provocado por la placa de Anatolia (EFE/EPA/Refik Tekin)
De España a Groenlandia: el alcance del terremoto de Turquía provocado por la placa de Anatolia

Sin embargo, y a pesar de su utilidad, presenta el inconveniente de ser difícil de vincular con las propiedades físicas del origen del terremoto. Esto hace que, para magnitudes cercanas a 8,3 u 8,5, presente un efecto de saturación que la hace poco precisa. Además, al estar limitada a las posibilidades del sismógrafo con que se la inventó, requiere de extensiones y otras escalas adicionales de mayor precisión y utilidad a partir de 6,9 puntos.

Más allá de la escala de Richter

Cuando los valores de un sismo son de 7,0 puntos o superiores, ya no se emplea el método de Richter, sino la escala sismológica de magnitud del momento (Mw), más precisa para registros extremos y propuesta por Thomas C. Hanks y Hiroo Kanamori en 1979. Por lo tanto, no puede haber terremotos de más de 6,9 en la escala de Richter.

Basada en la medición de la energía total que se libera en un sismo, esta escala coincide y continúa con los parámetros de la escala sismológica de Richter, pero al contrario que su predecesora, sirve para ponderar la energía liberada en terremotos de magnitudes superiores a 6,9. En cualquier caso, los posibles efectos de un terremoto no dependen exclusivamente de su magnitud, sino también de otros parámetros, como la distancia del epicentro, la profundidad a la que se produce y las condiciones geológicas del lugar.

A continuación, puedes ver los distintos efectos sísmicos según esta escala:

  • Magnitud menor de 2: microsismos. No son perceptibles. Se producen cerca de 8.000 al día.
  • Magnitud 2,0 — 2,9: sismos menores. No son perceptibles generalmente. Se producen cerca de 1.000 al día.
  • Magnitud 3,0 — 3,9: sismos menores. Perceptibles a menudo; raramente provocan daños. Se producen 49.000 al año.
  • Magnitud 4,0 — 4,9: terremotos ligeros. Provoca el movimiento de objetos en las viviendas, pero raramente provocan daños. Se producen 6.200 al año.
  • Magnitud 5,0 — 5,9: terremotos moderados. Puede causar daños mayores en edificaciones débiles o mal construidas. En edificaciones bien diseñadas los daños son leves. Se producen 800 al año.
  • Magnitud 6,0 — 6,9: terremotos fuertes. Pueden destruir áreas pobladas en hasta unos 160 kilómetros a la redonda. Se producen 120 al año.
  • Magnitud 7,0 — 7,9: terremotos mayores. Pueden causar serios daños en extensas zonas. Se producen 18 al año.
  • Magnitud 8,0 — 8,9: terremotos épicos o catastróficos. Pueden causar graves daños en zonas de varios cientos de kilómetros. Se producen de 1 a 3 al año.
  • Magnitud 9,0 — 9,9: terremotos épicos o catastróficos. Devastadores, pueden afectar a zonas de miles de kilómetros. Se producen entre 1 y 2 cada 20 años.
  • Magnitud superior a 10: terremotos apocalípticos o legendarios. Nunca registrado en la historia de la Tierra. Estimado para el choque de un meteorito rocoso de 2 kilómetros de diámetro que impacte contra nuestro planeta a 25 kilómetros por hora.
  • Magnitud 12: Provocaría la fractura de la Tierra por el centro.
  • Magnitud 13: Equivalente a la energía liberada por el meteorito que acabó con los dinosaurios.
  • Magnitud 25: Equivalente al impacto de Tea contra la Tierra, el hipotético planetoide que provocó la formación de la Luna.
  • Magnitud 32: Terremoto similar a los de la superficie solar.

Por último, cabe recordar un error muy común entre la población y los medios de comunicación es utilizar el término “grado”, es decir, hacer una formulación que siga este ejemplo “un terremoto de 6,3 grados en la escala Richter”. Pues bien, esta escala no se expresa en grados y la forma correcta de decirla es “un terremoto de magnitud 6,3 en la escala Richter”. La confusión se debe a que existen otras escalas que sí cuantifican la intensidad de los terremotos en grados.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact