Are You New User

La factura fiscal de la banca llega a niveles de la burbuja antes del nuevo impuesto Wednesday, 08 February 2023


Los bancos españoles pagarán en 2022 más impuestos que nunca a Hacienda. El nuevo tributo aprobado por el Gobierno llega en un momento en que la factura fiscal se había disparado un 61% el año pasado, ante una mejora de los resultados derivada de la subida del euríbor, los ahorros de costes de los años anteriores y las menores provisiones. De hecho, la factura fiscal anunciada por los grandes bancos en su negocio español se situó en 2022 en su mayor nivel desde al menos 2006 y 2007, la época previa al estallido de la burbuja inmobiliaria, cuando los resultados de las entidades estaban disparados, según cálculos realizados por este medio.

Los bancos que han presentado resultados (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Unicaja, Abanca y Cajamar) han anunciado el pago de 2.971 millones en impuestos sin tener en cuenta sus negocios internacionales, un 61% más que en 2021 y un 26% de su resultado antes de impuestos. Estos números usan el criterio contable o devengo, y no de caja, pero sirven a modo de comparativa. A ello le tendrán que añadir los 1.500 millones impuestos por el Gobierno con el nuevo tributo, que todas las entidades ven injusto y estudian recurrir.

Las cifras de las entidades dificultan precisar el año desde el que no se veían pagos de impuestos del nivel de 2022. La oleada de fusiones que hubo entre 2008 y 2014 hace más compleja la trazabilidad de los datos. Y los números del Banco de España son a nivel agregado (todo el sector) e incluyen también los impuestos pagados en otros países. Según estos, desde que hay datos (1992), solo se ha superado la factura fiscal de 2022 en tres años: en 2017, pero fue por los negocios en el extranjero, y en 2006 y 2007, cuando se devengaron 4.648 millones y 4.194 millones, respectivamente.

Estas estadísticas irrumpen en plena polémica sobre los resultados del sector financiero, que ha provocado críticas de parte de los ministros del Gobierno. Los grandes bancos españoles ganaron 21.144 millones en 2022, un 26% más. Y en España, el beneficio ascendió a 7.919 millones, un 37% más. Para la vicepresidenta Nadia Calviño, estos números justifican el impuesto extraordinario, a pesar de que la contribución haya crecido a mayor velocidad. Junto a ello, otro sector del Ejecutivo cree que estas cifras deberían llevar a las entidades a congelar las hipotecas a tipo variable.

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación de los resultados financieros de 2022 de la entidad. (EFE/Ana Escobar)
El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación de los resultados financieros de 2022 de la entidad. (EFE/Ana Escobar)

La semana pasada, la presidenta de Santander, Ana Botín, defendió que la economía necesita "un sistema financiero rentable", ya que sin crecimiento "no hay puestos de trabajo, impuestos, ni servicios sociales". Y argumentó que por cada euro que se aplica de nuevos impuestos se reduce capacidad de financiación y de dar dividendos de las entidades.

Por su parte, el primer ejecutivo de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, coincidió en que la economía necesita una "banca potente", para financiar a familias y empresas y para ser un soporte, y no un problema, cuando vienen mal dadas, "como en 2020".

Desde el Gobierno, han venido defendiendo que momentos extraordinarios, como el actual, exigen medidas extraordinarias, y que aquellos que más se benefician de la situación actual (inflación y euríbor al alza) tienen que contribuir más. Esta corriente de poner el foco en el sector financiero no es única de España, en otros países europeos también se han planteado nuevos tributos y este mismo martes los bancos británicos recibieron reproches en el Parlamento por no subir el interés de los depósitos, otro frente que podría llegar a los españoles.

Al margen de este debate, las entidades financieras insisten en que su contribución fiscal ya era muy elevada antes de la mejora del negocio de 2022 y del nuevo impuesto del Gobierno. Hacen referencia a un informe de PwC que señala que la banca española tuvo en 2021 una contribución tributaria del 53,4% que con el nuevo tributo hubiera subido hasta el 63,1%, superando así en 10 puntos a los bancos franceses y en más de 20 puntos a las entidades de países como Alemania, Italia y Países Bajos. Este estudio tiene en cuenta costes laborales y lo que abona el sector en concepto de IVA no deducible, del impuesto sobre actos jurídicos documentados o el de los depósitos bancarios.

Por entidades, la que descontó en sus cuentas un mayor pago de sociedades fue CaixaBank, con 1.078 millones sin contar BPI, un 58% más que hace un año, seguida de BBVA España, con 743 millones (un 41% más), y Santander España, con 518 millones (un 48% más). Hay que tener en cuenta que estos dos últimos bancos tienen otros negocios que no figuran en estas cifras, como el de banca de inversión y, en el caso de Santander, el de financiación al consumo.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact