Are You New User

Los amigos nos hacen (casi) inmortales, según la ciencia: es hora de dedicarles más tiempo Sunday, 12 February 2023


¿Cuánto tiempo hace que no te reúnes largo y tendido con algún amigo? ¿Desde cuándo no sacas un rato para ese encuentro que tu amiga y tú lleváis meses posponiendo porque es que el trabajo, el ajetreo, las tareas de casa…? Hay que prestarle más atención a la amistad. No, no es otro dicho más ni tiene el carácter de esos post-its que vamos pegando por casa para no olvidar esto o aquello que luego olvidamos. Es una advertencia que tu propio cuerpo te está lanzando.

Ni siquiera el tiempo debe ser una excusa para alimentar nuestro entorno, pues en este residen grandes beneficias para nuestra salud, en todos los sentidos. Según un nuevo informe del Global Council on Brain Health (Consejo mundial sobre la salud cerebral, GCBH, en su traducción al español) de AARP, una organización estadounidense sin ánimo de lucro e independiente, que atiende las necesidades e intereses de las personas mayores de 50 años, tener una vida social activa puede proteger tu cerebro a medida que envejeces. Y esta es la primera de las ventajas que conforman una larga lista para tener a buen recaudo.

Foto: Foto: iStock.
Cómo recuperar, mantener o hacer nuevos amigos cuando ya eres adulto

No es ninguna novedad que los ratos que pasamos con amigos dar forma a algunos de los recuerdos más reconfortantes que nos quedan. Nada puede salir mal con ellos, así que hazte el favor de dejar todo lo que estés haciendo y proponles planes, devuélvele de una vez la llamada a tu amiga, deja ya el plano virtual y vuelve al café real, a las cañas reales, a las conversaciones cara a cara. ¿Que todavía crees que tienes algo más importante que hacer primero? Lee, lee.

El paradigma de la soledad

"Pasar tiempo con amigos y familiares es sorprendentemente importante para la salud cerebral a medida que envejecemos", indica Sarah Lock, directora ejecutiva del Consejo y vicepresidenta de AARP. Para Lock, "no es solo la cantidad de conexiones sociales que tengas. El tipo, la calidad y el propósito de tus relaciones pueden también afectar tus funciones cerebrales".

(iStock)
(iStock)

Una encuesta llevada a cabo en 2016 por dicha organización para conocer los vínculos entre la socialización y la salud cerebral de los adultos estadounidenses de 40 años o más encontró que aunque la mayoría de las personas participantes tenían por lo menos alguna interacción social (de media, conversaciones con unas 19 personas en sus diferentes redes sociales), un sorprendente 37% dijeron que a veces carecen de compañía. Además, un 35% aseguraron que les resultaba difícil tener interacciones con otras personas, y casi 3 de cada 10 participantes aseguraron sentirse aislados.

De esta forma, la encuesta ponía sobre la mesa la necesidad de revertir lo que parece estar convirtiéndose en un paradigma de la soledad. Que 1 de cada 5 adultos mayores de 40 años estén desconectados socialmente es síntoma presente de un futuro peligroso. Por eso es necesario empezar a remediarlo ya.

El peligro de no tener amigos

¿Que por qué es peligroso? Más allá de las consecuencias a escala colectiva que tendría una sociedad solitaria, los adultos que aseguraron en aquella encuesta que estaban contentos con sus amistades y actividades sociales eran más propensos a informar un aumento en su memoria y sus habilidades de pensamiento a lo largo de los cinco años previos a alcanzar esa satisfacción compartida, mientras que aquellos que no estaban satisfechos con su vida social y se sentían solos informaron lo opuesto: sus habilidades cognitivas iban empeorando.

(iStock)
(iStock)

Por supuesto, antes de entrar en las muchas formas que existen para evitar esto último, es decir, para construir una red social sólida que ayude a sostener tu salud y bienestar, es importante señalar que no todas las relaciones son iguales. Al igual que uno mismo puede tomar decisiones poco saludables con respecto a tareas individuales relacionadas también con la salud, desde las pautas de una dieta hasta el ejercicio físico, también podemos tomar decisiones poco saludables cuando se trata de elegir amistades y, en definitiva, las relaciones en las que invertimos tiempo.

"Cuando solo pensamos en satisfacer nuestras necesidades y no pensamos en las necesidades de nuestros amigos, entonces la relación probablemente no sea saludable", recuerda Marisa Franco, psicóloga con sede en Washington, DC, en Everyday Health. Franco lleva años investigando sobre la amistad y las relaciones, y su mayor conclusión es que una amistad sana es una calle de doble sentido: ambas partes deben cuidarla.

El poder de unas risas en compañía

Por lo general, no es difícil notar cuando una relación fluye descompensada. Basta con observarnos en ella: Sentirse cómodo con alguien incluye la risa, pero no una risa cualquiera, sino una espontánea. Sabemos que el acto de reírse es un beneficio para la salud, ya que alivia la presión arterial, aumenta los niveles de oxígeno y mejora el sistema inmunológico.

El sentido de pertenencia satisface una importante necesidad de salud emocional y ayuda a disminuir los sentimientos de depresión y desesperanza

Si las relaciones con tus amigos están basadas en esa reciprocidad de la que hablamos, te darán la libertad de reír a carcajadas y dejarte llevar, y eso se traduce en una pausa saludable de las tensiones y el estrés de la vida cotidiana. Reír con amigos, por tanto, es uno de los mayores placeres de la vida, y compartir estos momentos crea recuerdos y aumenta los lazos del vínculo.

(iStock)
(iStock)

Por otro lado, independientemente de si es la risa y el humor lo que más te une a alguien o a un grupo de amigos, el propio hecho de sentirte incluido es beneficioso. Lo demostró en 2015 un estudio publicado en Psychiatry: el sentido de pertenencia satisface una importante necesidad de salud emocional y ayuda a disminuir los sentimientos de depresión y desesperanza.

La amistad y la inmortalidad

En este sentido, según otro estudio publicado también en 2015, en este caso en la plataforma científica PLoS One, pertenecer a un grupo social va de la mano de una mayor autoestima, porque las personas se enorgullecen de estas relaciones y obtienen significado de ellas.

Como para no enorgullecerse de sentirse arropado, pues de eso se trata. Así, también en PLoS One encontramos otra investigación, algo más reciente (de 2018), que ha demostrado que el contacto físico también puede marcar la diferencia, descubriendo que recibir un abrazo alivia de manera general emociones negativas como el estrés.

La amistad ofrece más probabilidades de tener niveles altos de resiliencia cognitiva (medida de capacidad cerebral conocida por proteger contra enfermedades como la demencia

Por si fuera poco, otro estudio publicado en agosto de 2021 en la revista académica JAMA Network Open encontró que tener a alguien con quien tener buenas conversaciones puede ser parte de lo que protege la salud del cerebro. Llevado a cabo con un grupo de 2.171 adultos voluntarios, unos que señalaron tener a alguien en sus vidas con quien contar como un buen oyente y otros que dijeron no sentir tener a nadie a ese nivel. Entre ellos, los primeros tenían más probabilidades de tener niveles más altos de resiliencia cognitiva (una medida de capacidad cerebral) salud conocida por proteger contra el envejecimiento cerebral y enfermedades, como la demencia.

(iStock)
(iStock)

Lo mismo encontró un grupo de investigadores tras una revisión del GCBH de los datos demuestra que tener vínculos estrechos con amigos y familiares, al igual que participar en actividades sociales significativas, puede ayudar a mantener tu agudeza mental y la solidez de tu memoria. De hecho, otras investigaciones con mujeres mayores ya habían abierto la posibilidad de estas nociones, encontrando que aquellas que tienen una gran red social encuentran un efecto protector sobre la cognición que les reduce el riesgo de demencia.

Todavía se necesita más investigación para decir por qué en el plano biológico, pero mientras tanto, los datos son los que son y nos invitan a devolvernos nuestra cualidad de seres sociales. Los estudios demuestran que pasar tiempo con tus colegas e irte de vacaciones con ellos puede reducir también el riesgo de enfermedades del corazón, recogen en Mens Health de acuerdo con un informe de la Universidad de Harvard. "Las conexiones sociales como estas no solo nos dan placer, sino que también influyen en nuestra salud a largo plazo de maneras poderosas", subrayan los investigadores.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact