Are You New User

El ‘nudo ucraniano’ de China: no quiere armar a Rusia, pero tampoco vérselas con EEUU Tuesday, 28 February 2023


Alexander Korolev, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Sídney), y autor del libro China y Rusia, estratégica alianza en política internacional, responde a El Confidencial la siguiente pregunta: ¿qué posibilidades reales hay de que China comience a armar a Rusia?

"Esto dependerá de la evaluación de China, de la situación en el campo de batalla y de las relaciones de China con Estados Unidos. China no está interesada en que Rusia sea completamente derrotada, porque la percepción en Pekín es que si Rusia falla, China será el próximo objetivo de Estados Unidos y sus aliados. Hasta ahora, la guerra está más en un punto muerto, ya que tanto Rusia como Ucrania están dispuestas a continuar luchando, tal vez con las tropas rusas haciendo algunos pequeños progresos recientemente", responde el autor.

Foto: Templo de Yonghegong Lama en Pekín durante la danza del diablo. (EFE/Mark R. Cristino)
Pekín rechaza la "difamación" de que el coronavirus se originó en un laboratorio chino

Korolev, especializado en las relaciones entre China y Rusia y los conflictos del Indo-Pacífico, argumenta cuál sería el detonante del envío de esa ayuda: "China podría considerar apoyar a Rusia con armas si Pekín ve que Rusia comienza a perder. La misma lógica se aplica a los suministros de armas de Occidente a Ucrania. Además, las relaciones entre China y Estados Unidos se están deteriorando dramáticamente, por lo que el problema de Taiwán puede convertirse en un desafío. Si China considera que la confrontación con los EEUU es inevitable o muy probable, podría considerar apoyar a Rusia con armamento".

Desde Estados Unidos, esa opción de envío de equipos letales a Rusia, que cambiaría completamente el conflicto, se apunta como altamente probable. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, reitera que China está sopesando hacerlo. "Hemos recopilado información en los últimos meses que indica claramente que China ahora está considerando esa opción", ha manifestado el jefe de la diplomacia de Washington en una entrevista con The Atlantic. Por su parte, el director de la CIA, William Burns, ha dicho en la cadena CBS que "China está considerando la provisión de equipo letal". Ambos, por el contrario, reconocen que la decisión aún no está tomada y dicen que hasta ahora no se ha detectado el envío de ningún armamento.

Foto: El presidente del Consejo Europeo estrecha la mano del presidente chino. (Reuters)
La ecuación imposible de China o por qué no logra volver a seducir a Europa

Pero esta es una guerra también de relato y advertencias. Estados Unidos avisó de que se iba a producir la invasión rusa y mucha gente tachó esas informaciones de falsas. Ahora hace lo mismo con Pekín, sabedor de que la implicación directa de China en el conflicto supondría un giro superlativo, diplomático y militar. "Le dije directamente a Wang Yi (jefe de la diplomacia china) esta preocupación, lo que estábamos observando, y le recordé las muchas conversaciones entre el presidente Biden y el presidente Xi. Le recordé que esto sería un problema grave en la relación bilateral", manifestó Blinken sobre esa posibilidad.

Por su parte, China no confirma, que no es lo mismo que negar, que en su agenda esté armar a Rusia y se limita a señalar de nuevo a Washington. "Es Estados Unidos y no China quien está enviando constantemente armas al campo de batalla. Nuestro esfuerzo es por la paz", contestó el Ministerio de Asuntos Exteriores chino. Su respuesta directa ha sido la presentación de un plan de paz para Ucrania que algunos han calificado de farsa y otros de una puerta abierta para entablar negociaciones.

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

Campo de pruebas para Taiwán

China no estaba interesada en el inicio de la Guerra de Ucrania, pero la implicación directa del bloque Occidental le ha hecho estar muy interesada en su desenlace. No por Ucrania, sino por el laboratorio de pruebas que estos supone para un hipotético conflicto en Taiwán. "Puede haber un interés como ese, pero muchas armas chinas son tecnológicamente similares, si no idénticas, a las armas rusas, por lo que al observar lo que sucede en Ucrania, China ya puede tener una evaluación tentativa de cómo podrían funcionar sus armas contra la OTAN", explica Korolev.

Sobre esto, el periódico South China Morning Post, en un artículo titulado "Un año de la guerra de Ucrania. ¿Qué lecciones ha aprendido el Ejército chino?", analiza: "La guerra entre Ucrania y Rusia ha brindado una oportunidad de oro para que los altos mandos de Pekín aprendan las lecciones de la guerra moderna, particularmente en el contexto de cualquier ataque planeado en Taiwán".

A raíz de los indicios y las recientes investigaciones de la inteligencia estadounidense, el investigador del think tank militar Yuan Wang de Pekín desglosa en un artículo que "los comandantes chinos están estudiando imágenes satelitales y analizando la inteligencia recopilada del conflicto de Ucrania todos los días. No tiene precedentes ver el despliegue de tantos equipos avanzados, como drones y misiles hipersónicos, en un campo de batalla real".

Para China esta es una partida larga que lleva tiempo disputándose. EEUU, según la visión del gigante asiático, juega sus cartas para debilitar a la que es su única competidora global y para ello ha intentado en el pasado hasta involucrar a Rusia. "EEUU una vez discutió seriamente hace unos años la posibilidad de dominar a China con la ayuda de Rusia. El expresidente Donald Trump había realizado intentos relevantes durante su mandato, lo que demuestra que el pensamiento de Washington sobre las relaciones entre China y Rusia nunca ha sido puro, y siempre mezclado con oscuros cálculos geopolíticos que difícilmente pueden ocultarse, aunque Washington se ponga una máscara hipócrita", dice el medio oficialista chino Global Times.

Foto: Putin y Xi Jinping. (Reuters)
La CIA está "segura" de que China sopesa dar armas letales a Moscú

Mientras, China, al igual que el resto del planeta, al ver de nuevo tanques batallando en Europa, ha puesto en marcha su maquinaria industrial bélica. Los bloques se rehacen, la OTAN recupera protagonismo, y los planes de control de Pekín en Taiwán y la respuesta americana han generado una escalada armamentística desconocida en décadas. Pekín quiere recortar el dominio internacional de Washington en este campo.

"Solo si Rusia transfiere tecnologías de las armas que quiere que China produzca y China no tiene esas tecnologías. De lo contrario, China ya tiene importantes capacidades de producción. Es difícil saber qué tipo de armas podría suministrar China porque anteriormente Rusia no necesitaba reabastecerse", responde Korolev.

Foto: China comienza su semana de vacaciones con motivo del Día Nacional. (EFE/Wu Hao)
El hombre que te explica por qué fracasan las empresas españolas en China

Desde China, algunos especialistas en defensa apuntan a la importante ayuda tecnológica que China podría brindar a Rusia, especialmente con drones. Sin embargo, eso es una hipótesis, mientras que la ayuda económica es una realidad en las que ambas naciones salen ya ganando. China es el mayor socio comercial de Rusia y el año anterior ha multiplicado sus compras de hidrocarburos a buen precio. "China sabe que está recibiendo esos hidrocarburos con grandes descuentos, es puro negocio. Y, claro, si estás haciendo negocio con alguien, no vas a gritarle. Es una forma de conseguir energía barata. China e India (el otro gran destino de los hidrocarburos rusos) están siendo muy cínicos con esto", explicaba en la BBC, el profesor del University College de Londres, Rasmus Nilsson.

Entre las hipótesis que surgen, el intercambio de gas por armas a Rusia suscita ciertas dudas. "China parece reacia a proporcionar armas letales para apoyar a Rusia en la guerra de Ucrania. Además, China no tiene escasez de efectivo y, por lo tanto, no tiene problemas para pagar el gas u otra energía que compra a Rusia. China entiende que incluso si se hace todo lo posible para ocultar su potencial apoyo militar a Rusia, este tipo de apoyo se dará a conocer y tendrá un fuerte impacto negativo en las relaciones de China con Occidente, algo que Pekín no quiere. Por tanto, China no está ansiosa por hacer eso y podría cambiar de opinión solo si Rusia comienza a perder en la guerra, lo cual aún no es el caso", concluye el profesor Korolev.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact