Are You New User

El tirón de los bienes de consumo devuelve la producción industrial a niveles precovid Wednesday, 08 February 2023


Tres años. Eso es lo que ha tardado la producción industrial en recuperar los niveles anteriores a la irrupción de la pandemia. En particular, por el tirón de los bienes de consumo, toda vez que otros componentes de la producción industrial aún están muy retrasados. Sobre todo, los bienes de equipo, que todavía están muy lejos de recuperar los niveles precovid.

La producción de bienes de consumo (en media anual) cerró el año pasado en los 107,6 puntos (100 en 2015), por encima de los 103,7 (media anual) alcanzados en 2019, inmediatamente antes de la aparición de la pandemia. Los más dinámicos han sido los bienes de consumo duradero, que fueron, precisamente, los que más cayeron en 2020, el año del covid. Dado que el avance fue especialmente rápido en 2022, eso puede explicarse por el ahorro acumulado por las familias durante la pandemia, y que ahora se está agotando a toda velocidad.

Los más dinámicos han sido los bienes de consumo duradero, que fueron, precisamente, los que más cayeron en 2020

El consumo, de hecho, está creciendo por encima de lo que lo está haciendo la renta disponible de las familias, lo que explica que, según Funcas, la tasa de ahorro se haya desplomado hasta el 3,6% de su renta disponible, muy cerca ya de su mínimo histórico. La producción de bienes de consumo no duradero se ha comportado de forma más discreta, lo que tiene que ver con el alza de los precios.

Las familias, dicho de otra forma, han preferido renovar el equipamiento doméstico, lavadoras, frigoríficos, muebles o televisores, antes que aumentar el consumo no duradero. Y eso que el año comenzó con la guerra en Ucrania, que introduce una elevada incertidumbre que históricamente se ha traducido en la economía en un frenazo a la compra de bienes duraderos. Los no duraderos, sin embargo, han sido los que más crecieron en enero, un 5,3%, aunque los más dinámicos en el conjunto de los últimos 12 meses han sido los bienes de equipo, que, sin embargo, todavía están lejos de recuperar los niveles de 2019.

Materias primas

Esto es así porque, en el caso de los bienes de equipo, que son los que se destinan a producir otros bienes, la recuperación está siendo mucho más lenta. Todavía faltan 5,2 puntos (109, frente a 113,8) para volver a los niveles anteriores al covid, lo que puede achacarse al enfriamiento de la actividad económica en el exterior. Los bienes intermedios, por el contrario, que son los recursos que se utilizan para producir bienes acabados, como las materias primas, también están muy cerca de recuperar los niveles anteriores a la pandemia.

La industria, en todo caso, sigue renqueante, en coherencia con la caída de la actividad económica que se está produciendo en las economías hacia las que se dirigen las exportaciones españolas.

El Indicador del Clima Industrial (ICI), en concreto, mostró en enero una caída de 4,3 puntos, y aunque supone una ganancia de 0,8 puntos respecto del mes anterior, todavía se sitúa en valores negativos por séptimo mes consecutivo. En términos interanuales, el clima industrial refleja un descenso de 10,4 puntos respecto a su valor en enero de 2022. Por aquel entonces, logró recuperar los niveles precovid, pero desde que comenzó la guerra la industria se ha ido debilitando.

Foto: Imagen de un ciudadano con bolsas en Reino Unido. (EFE/Andi Rain)
Los hogares no dan para más: la inflación y los salarios congelados ahogan al consumo

Esto está provocando un fuerte aumento de las existencias de productos terminados que no se venden, aunque en enero se haya producido un cierto alivio. Por el contrario, la cartera de pedidos, que a la larga es lo que garantiza la producción, se está deteriorando de forma muy relevante. El saldo entre los porcentajes de estados de opinión (positivos o negativos) se ha situado en un -13,7.

En el conjunto del año 2022, la producción industrial aumentó un 2,9% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario

En el conjunto del año 2022, la producción industrial aumentó un 2,9% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario. Se incrementó en 13 comunidades autónomas y disminuyó en cuatro. Los mayores aumentos se dieron en Baleares (13,6%) y Comunidad de Madrid (5,6%), mientras que los mayores descensos se registraron en Castilla y León (-3%) y Galicia (-1,5%).

Para hacerse una idea de lo relevante que es para la economía española la evolución de la actividad industrial, hay que tener en cuenta que el sector lo forman más de 191.000 empresas, de las que cerca del 90% son manufactureras, con un volumen total de negocios ligeramente superior a los 600.000 millones de euros.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact