Are You New User

La ‘carta de despedida’ de Pancho Varona a Sabina: el fin de una relación de 40 años Wednesday, 08 February 2023


Martes, 15 de noviembre de 2022. Pancho Varona, uno de los compositores más prolíficos de nuestro país e indiscutible mano derecha de Joaquín Sabina durante décadas, publica un tuit que va a dejar a todos con la boca abierta: "Sabina ha decidido, contra todo pronóstico, no contar conmigo en su próxima gira". Se acaba de romper una relación profesional, pero también personal.

Sabina y Varona dejan atrás 40 años y más de 100 canciones compuestas entre los dos. Es este el recuerdo que Varona rememora en Detrás, con un revólver, el Documental Sonora en el que el músico cuenta, en primera persona, su relación con Sabina hasta que a finales del año pasado se acabó todo. Un relato cariñoso que, sin embargo, no obvia el momento de la ruptura. Una especie de carta despedida que contiene las tres etapas de las que consta cualquier buena obra: planteamiento, nudo y desenlace.

[Escucha aquí el Documental Sonora Detrás, con un revólver]

Planteamiento: La Mandrágora y los años felices

Varona y Sabina se conocieron un poco de casualidad, aunque es verdad que a veces las casualidades son más bien buscadas. Como cuenta Varona en el documental, había escuchado un disco de Sabina y Javier Krahe en La Mandrágora, así que decidió localizar el bar y acudir a los conciertos.

Varona era un mero espectador, pero a veces entablaba cierta conversación cuando Sabina le pedía tabaco. Poco a poco, se fue acercando a la mesa de los músicos hasta que consiguió relacionarse con ellos. Todo cambió un día, de repente, con la siguiente conversación:

–Sabina: Me ha salido un concierto en Salamanca y necesito un guitarrista. ¿Alguien sabe tocar la guitarra?
–Varona (levantando la mano): Yo sé.
–Sabina: Contratado.

Efectivamente, fue tan simple como eso. En el documental, Varona reconoce que en aquel momento él no era un buen guitarrista, con lo que agradece enormemente la confianza y la paciencia que tuvo Sabina con él. Acababa de empezar una relación que duraría 40 años y en la que ambos, mano a mano y con la ayuda de Antonio García Diego, compondrían más de 100 canciones y producirían varios discos.

Foto: Imagen cedida.
Prostitución, homofobia y ‘celebrities’: la fórmula que hizo explotar el caso Arny

Nudo: los escarceos con Fito Páez, Stivel, Leiva…

Uno de los primeros piques surgió en 1997. En una noche de música, alcohol y exaltación de la amistad, Fito Páez le dijo a Sabina que quería grabar un disco con él, así que el jiennense se marchó a Argentina junto a Pancho Varona para componer y grabar las canciones de Enemigos íntimos. “Fito no me quería ahí”, cuenta el compositor. “Quería que las letras fueran de Sabina y la música fuera suya, así que yo le sobraba”. Quizás había cierta tensión, pero la cosa terminó de enturbiarse cuando, en mitad de composición de una canción, Fito Páez se quedó dormido, empezó a roncar, Varona grabó sus ronquidos y decidió meterlos en una de las canciones. El propio Varona reconoce en Detrás, con un revólver que no fue la mejor idea de su vida, precisamente.

"Fito no me quería ahí. Quería que las letras fueran de Sabina y la música suya; yo le sobraba"

Sabina y su compositor seguían teniendo una excelente relación personal, pero es verdad que la profesional empezó a flaquear. El siguiente ladrillo del muro se levantó una noche de borrachera de Sabina y Alejo Stivel, cantante de Tequila. Hasta entonces, la voz de Sabina era retocada en el estudio para disimular sus posibles imperfecciones, pero aquella noche, a aquellas horas, se puso a cantar canciones con su voz real, visiblemente más rota. Stivel le dijo: “Deberías cantar siempre así; si te produzco yo un disco, sonarás así”. A partir de entonces, Stivel fue su productor (desplazando a Varona) y oficialmente nació la voz rota y rasgada de Sabina en 19 días y 500 noches. Pancho Varona le quita mérito al productor: “Antonio y yo llevábamos años intentando convencer a Joaquín de que cantase así. Lo único que cambió fue que a nosotros no nos hacía caso, pero a Alejo sí se lo hizo”.

Como Sabina ya había prescindido de Varona como productor, siguió probando otras opciones. En la época de mayor éxito de Pereza, su cantante, Leiva, le mandó un e-mail: “No deberías morirte antes de que yo te produzca un disco”. Dicho y hecho: Leiva no solo le produjo un disco, sino que además, con el tiempo, se convertiría en su principal compositor (a día de hoy, de hecho, ya lo es). Los fans no lo sabían, pero la relación entre Sabina y Varona estaba más frágil que nunca.

Foto: Imagen: El Confidencial.
Las tres vidas de Enrique Irazábal, el ‘ingeniero’ español que estafó a medio mundo

Desenlace: un despido por ‘e-mail’

El pasado 15 de noviembre, todos nos enteramos del despido de Varona por su tuit, pero lo cierto es que se produjo un poco antes. El guitarrista estaba de gira por México con Los Secretos y, uno de aquellos días, recibió un e-mail. El remitente era Joaquín Sabina, que le comunicó que no iba a contar más con él en sus discos ni en su próxima gira. A raíz de ahí llegó el tuit y todo lo demás es historia.

Pancho Varona asegura que no guarda rencor a Sabina. Para bien o para mal, dejan atrás una relación personal y profesional de 40 años y más de 100 canciones a sus espaldas, y eso no se lo puede quitar nadie. Si quieres escuchar el documental Detrás, con revólver, puedes hacerlo aquí.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact