Are You New User

¿Cuándo se desplegó el primer globo espía? Una historia de la guerra con idas y venidas Wednesday, 15 February 2023


Febrero comenzaba en el Pentágono con la detección de un globo chino atravesando el cielo de Montana, en Estados Unidos. Sus oficinas están acostumbradas a recibir alertas que hablan de objetos voladores no identificados, eso que algunos entienden como evidencia de una señal lejana, interestelar, extraterrestre. Son asuntos que apenas trascienden por sí solos, sino como un trastorno colectivo por los ovnis, un cuento, un relato fantástico.

Sin embargo, aquel globo estaba allí, cualquiera podía verlo. Una bola blanca que brillaba con el reflejo del sol y parecía estar contemplándolo todo bajo él. Según el propio equipo del Departamento de Estado, estaba claro que en su interior había instrumentos capaces de interceptar y geolocalizar señales de comunicaciones. Con otros como aquel, aseguran, las autoridades de Pekín llevan tiempo sobrevolando más de 40 países de los cinco continentes.

Foto: Fuente: Wikipedia
¿Por qué desaparecieron los dirigibles? La historia de un cielo que no conocimos

El uso de globos de espionaje, no obstante, no es nuevo, y si algo es seguro en esta historia es que no pocos países han participado de ella. Alguna vez se conocieron como globos intercontinentales de gran altura, y fueron utilizados por los japoneses en 1944, por los alemanes durante la Gran Guerra o, incluso antes, durante el asedio de París por los prusianos en 1870. Pero, ¿cuándo fue la primera explotación del aerostato para propósitos de inteligencia?

Globo de espionaje. (iStock)
Globo de espionaje. (iStock)

La moda de los gases

Todo comenzó en Francia en 1794. Sucedía entonces la llamada Batalla de Fleurus, durante la Guerra de la Primera Coalición entre los Aliados y Francia. Dos meses antes, se había creado en Meudon una compañía militar de aeronautas, bajo la dirección del químico y aeronauta Jean-Marie Joseph Coutelle. Los gases estaban en su máximo apogeo.

Ilustración de la Batalla de Fleurus, donde puede verse un globo al fondo. (Wikimedia)
Ilustración de la Batalla de Fleurus, donde puede verse un globo al fondo. (Wikimedia)

Coutelle se dio a conocer entre la sociedad de la época por desarrollar L’Entreprenant, un globo esférico de unos nueve metros de diámetro inflado con hidrógeno. Por supuesto, no era un globo gigante de hidrógeno cualquiera: podía elevar una canasta ocupada por dos hombres y alcanzar una altura de hasta 500 metros. Perfecto para adentrarse en el conflicto.

Se realizaron algunos experimentos previos para comprobar su eficacia, y el lugar elegido para estos no fue otro que el paseo de las Tullerías en París. Era octubre de 1793, y en el lugar, el Cuerpo Aerostático formado para la ocasión, compuesto por un capitán y un teniente, un sargento mayor y un sargento, dos cabos y veinte soldados, comenzó por extraer hidrógeno para inflar el globo. Al final, consiguieron producir más de veinte metros cúbicos sin utilizar ácido sulfúrico, que entonces escaseaba. Estaba todo listo.

Como herramienta bélica... regular

El globo inflado se usó por primera vez el 2 de junio de 1794 para un reconocimiento simple durante un bombardeo enemigo. Cuando el 26 de junio estalló la batalla de Fleurus, Coutelle y su asistente Morlot tomaron notas durante varias horas sobre los movimientos del ejército austríaco, dejando caer al suelo el globo para ser recogido por el ejército francés. La información obtenida del globo finalmente ayudó a las tropas francesas a obtener la victoria sobre los austriacos.

Tras ganar la Batalla de Fleurus, Coutelle (derecha) fue nombrado director de una nueva escuela de globos aerostáticos, donde se entrenaron soldados de reemplazo. (Wikimedia)
Tras ganar la Batalla de Fleurus, Coutelle (derecha) fue nombrado director de una nueva escuela de globos aerostáticos, donde se entrenaron soldados de reemplazo. (Wikimedia)

Décadas más tarde, en la Guerra Civil de Estados Unidos, las fuerzas de la Unión y la Confederación tomaron ejemplo de los franceses. "La comunicación con los globos entonces era complicada, ya que desde ellos se usaban banderas de señales o cables de telégrafo para informar lo que observaban. Estaban atados, lo que permitía a las cuadrillas en tierra volverlos a colocar en su lugar. En este sentido, eran más como torres de observación desplegables que verdaderos vehículos de exploración", explica el periodista Kelsey D. Atherton en Popular Science.

Además, las primeras envolturas, de tela, eran un auténtico peligro que llegado el momento no entendía de bandos. Llenas de gas hidrógeno, su naturaleza inflamable llevó a la destrucción de cientos de globos (con la muerte inmediata de sus pasajeros). Pese a todo, en la Primera Guerra Mundial también destacó el uso de dirigibles, o aeronaves rígidas. El cielo era ya también un campo de batalla.

El juguete para la Segunda Guerra Mundial

En la Segunda Guerra Mundial, Japón se subió a la moda de los globos. Desde su territorio se lanzaron más de 9.000 globos Fu-Go a la corriente en chorro, con bombas diseñadas para incendiar ciudades y bosques. Los ataques de los Fu-Go, sin embargo, tuvieron una efectividad limitada porque dependían de los vientos y estos eran más fuertes entre noviembre y marzo, cuando el noroeste del Pacífico estaba húmedo y frío, lo que limitaba su capacidad de propagación.

Globo Fu-Go de seda recubierto de goma tipo B, con el contorno de un humano a escala. (Wikimedia)
Globo Fu-Go de seda recubierto de goma tipo B, con el contorno de un humano a escala. (Wikimedia)

En Europa, las tropas estadounidenses usaron algo parecido en forma de dirigibles sin ataduras, llamados K-Ships, para observación y, en algunos casos, también para ataques. "Los K-Ships se convierten en un aspecto crítico de la guerra antisubmarina porque pueden flotar e ir lento y puedes tener un montón de personas con binoculares mirando en todas direcciones al mar desde una altura bastante buena, encontrando periscopios u otros cambios en el agua que pueden apuntar a un submarino", señala la periodista Amanda Holpuch en The New York Times.

Globos y dirigibles de la Marina de Estados Unidos en la Estación Aérea Naval de Lakehurst, Nueva Jersey, a comienzos de 1930. (Wikipedia)
Globos y dirigibles de la Marina de Estados Unidos en la Estación Aérea Naval de Lakehurst, Nueva Jersey, a comienzos de 1930. (Wikipedia)

Así, el país norteamericano ha hecho de ellos un complemento más de su lógica de poder en las últimas décadas. Los globos de vigilancia estadounidenses, ahora equipados con cámaras de video en color e infrarrojos, fueron una presencia constante en Afganistán durante la guerra. También en Irak en 2004 y más recientemente se han usado para monitorear la frontera de Estados Unidos y México.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact