Are You New User

Países Bajos señala directamente a Putin: dio la orden para entregar el arma que derribó el MH17 Sunday, 12 February 2023


Retrocedamos a junio de 2014. Francia acoge las conmemoraciones del 70º aniversario del célebre Día D, el desembarco aliado en Normandía. Los jefes de Estado llegan al país para homenajear a aquellos que perdieron su vida en la Segunda Guerra Mundial. Durante la jornada se codean invitados tan importantes como Angela Merkel, François Hollande, David Cameron, Isabel II, Barack Obama, pero también el recién elegido presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y el de Rusia, Vladímir Putin. Algunos tratan de evitar la foto. Putin deambula solo.

Unos tres meses antes, el 18 de marzo, el presidente ruso había anexionado Crimea a Rusia y plantó el germen de la guerra que vive hoy Ucrania. El mundo no supo cómo reaccionar, pero Hollande decidió finalmente invitar a Putin a Normandía, como si todo siguiera igual. En realidad, lo que se vivía en el este de Ucrania era el preludio de la gran pesadilla que vive hoy Europa.

Foto: estafador-espanol-ayudo-putin-encubrir-mh17-ucrania
Cómo un estafador español de medio pelo ayudó a Putin a encubrir 300 muertos

"Me han dicho que la respuesta es positiva. Bueno, pidieron otra semana más, para que… porque él está en eeeh…. Bueno, Francia. Él es el único, es el único que puede tomar la decisión, nadie más". Serguéi Valérievich Aksiónov, jefe del autoproclamado gobierno de Crimea, le decía esto a Igor Girkin (A), veterano y exoficial de inteligencia ruso alistado en la autoproclamada República Popular de Donetsk (DPR). La conversación se produjo el 8 de junio. Una semana antes, Aksiónov había ido "donde había que ir" para avisar de que se necesitan urgentemente "pasos concretos" para ayudar a los prorrusos en Ucrania, los que querían que Moscú siguiera el ejemplo de lo hecho con Crimea. Aksiónov había redactado los documentos para solicitar el apoyo aéreo, pero había que esperar porque "ellos", los que toman la decisión, estaban fuera de Rusia en ese momento.

Mientras Putin estaba en Normandía, en Moscú se gestaba la decisión que, con la firma de Putin, acabaría con la vida de 298 civiles de diferentes nacionalidades. Los separatistas prorrusos de la DPR estaban empezando a desesperarse, no había tiempo para esperar a que Putin volviera de Francia. Así que lanzaron el grito de ayuda: soldados rusos y separatistas ucranianos se enfrentaban al ejército de Kiev en la cuenca del Donbás, pero los militares ucranianos les estaban ganando la guerra, así que necesitaban armas más pesadas y defensas aéreas. Aprovecharon sus vínculos directos con los funcionarios del gobierno ruso y los servicios de inteligencia del Kremlin para acelerar el envío de armas pesadas.

Foto: Este test de un supuesto misil Zircón en realidad sería el de un misil crucero antibuque supersónico P-800. (Ministerio de Defensa ruso)
Los misiles hipersónicos rusos no funcionan como dice Putin, afirman los expertos

"Llevo aquí lo suficiente y aún puedo aguantar un tiempo, pero si mantienen este ritmo y lanzan una ofensiva contra otros pueblos y ciudades donde la gente no está preparada y no tiene experiencia en combate, los van a aplastar en un momento. Y luego me aplastarán a mí, claro. Si no se aborda el tema del apoyo ruso, la cobertura aérea, o al menos el apoyo de artillería, entonces no podremos aguantar aquí en el este, no hay manera… Lo que nos están dando ahora es lo que necesitábamos hace ya un mes".

Girkin (A) está hablando con el oficial adjunto (B) de Aksiónov. Son las 11:30:47 del 8 de junio, en una conversación telefónica 15 minutos, antes de recibir la llamada directa de Aksiónov pidiéndole paciencia hasta el regreso de Putin de Francia. Girkin pedía a B que informe a su jefe de que el "enemigo" ucraniano es mayoría, que necesitan el apoyo militar de Rusia y sobre todo "armas antiaéreas adecuadas con tripulaciones entrenadas".

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

A: Todo lo que tenemos ahora es suficiente solo para sobrevivir, nada más. No podremos cambiar el rumbo de manera significativa, y nos están apretando por todos los frentes.

B: Ya veo...

A: ¿Hola?

B: Sí, sí, te escucho, te escucho.

A: Necesitamos artillería antitanque, necesitamos tanques, necesitamos una defensa antiaérea decente, ya no podemos aguantar solo con Manpads [sistema de defensa aérea portátil], todo tripulado y con personal capacitado, dado que, por supuesto, ni tenemos ni tendremos tiempo para entrenarlos… No tengo un solo cañón antitanque para contrarrestarlos. Justo ahora estaban atacando el centro de la ciudad con obuses, dispararon 30 veces, algunos explotaron cerca, a solo 150 metros de mi cuartel general. Pero no puedo alcanzarlos porque están demasiado lejos, en términos de alcance. Es eso. Y ese es el caso en todas partes. Todo el ejército ucraniano...

B: Sí, sí, lo pillo. Sí, sí.

Foto: El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (EFE) Opinión
Un misil aire-aire derribó el vuelo MH-17

Pero Aksiónov, el superior de B, ya se había puesto manos a la obra la semana anterior. El 3 de junio hizo una visita breve a Sochi para hablar del tema. No se podía dar ningún paso sin la autorización expresa y firma personal del presidente de Rusia. Según la agenda oficial del Kremlin, esos días, Putin estuvo en Sochi hasta el 3 de junio, y después viajó a Astracán (4 de junio) y Francia (5 y 6 de junio). Pero la orden se aplazó hasta su vuelta de Normandía, según se desprende de las llamadas grabadas entre secretarios de Aksiónov y los contactos en el Donbás. Uno de ellos habló con Girkin el 7 de junio para explicarle el proceso de toma de decisiones en Rusia con respecto al apoyo militar.

B: Menuda bronca me han echado hoy. Me han dicho que no hay general, ni el ministro Sh, ni... ministro de defensa. Todo esto es cosa de... cosa de... Bueno, ¿cómo decirlo? Como lo han dicho, espera… el Número Uno es la persona que responde personalmente a la gente, ¿sabes? Él toma la decisión. Y como ahora está la cumbre en Francia... [Sh hace referencia a Serguéi Shoigú, el ministro de Defensa de Rusia desde 2012].

Putin volvió de su periplo europeo y la decisión se tomó en algún momento en la segunda quincena de junio. Aksiónov, junto al subjefe del servicio secreto GRU, Alexei Dyumin, pidieron proporcionar al "Ejército Popular" en el Donbás un sistema antiaéreo más pesado, como los S-200 o Buk. El encuentro tuvo lugar en la Oficina Ejecutiva Presidencial en Moscú, que se encarga de asesorar a Putin y redactar la legislación. La solicitud recibió el apoyo del oligarca Malofeev, el asesor presidencial Surkov, el servicio federal de seguridad FSB, el GRU y el Ministerio de Defensa. Formalizaron el texto para que lo firmara Putin, aunque existen dudas sobre si llegó a referirse explícitamente al sistema Buk, responsable del derribo del vuelo MH17.

Al principio, el Ministerio de Defensa de Rusia se mostró reacio a proporcionar sistemas antiaéreos a los separatistas del Donbás por los riesgos que implicaría para los propios aviones rusos. Pero al final la solicitud se concedió, Putin la firmó, y el 23 de junio el sistema de misiles Buk 3x2 partió hacia la frontera ruso-ucraniana desde su base de operaciones en Kursk.

Todas las bambalinas del proceso se han hecho ahora públicos tras casi nueve años de investigaciones de un equipo de expertos internacionales, que incluye investigadores de Países Bajos, Malasia, Bélgica, Australia y Ucrania. Han analizado conversaciones interceptadas, correos, imágenes de satélite y otros documentos; han hablado con testigos, antes de concluir que Putin estuvo personalmente involucrado en el conflicto en el este de Ucrania. Según la denuncia expresa, el presidente ruso autorizó la entrega de defensas aéreas a los separatistas prorrusos, incluido el Buk disparado contra un avión de Malaysia Airlines el 17 de julio de 2014, matando a los 298 pasajeros que viajaban de Ámsterdam con destino Kuala Lampur.

Foto: La escritora y activista rusa Daria Serenko. (Daria Serenko/Errata naturae)
Daria Serenko, opositora rusa perseguida: "Las feministas somos la gran amenaza de Putin"

A pesar de que las conversaciones intervenidas ofrecen "indicios sólidos" de que Putin dio luz verde al despliegue del lanzamisiles que destrozó el vuelo MH17, las pruebas no son suficientes como para llevar ante los tribunales al presidente de Rusia. Tampoco tendría sentido iniciar un proceso judicial porque tiene inmunidad. "Bajo la ley holandesa, los jefes de Estado no pueden ser procesados, ni siquiera por crímenes de guerra", aclaró la fiscal holandesa Digna Van Boetzelaer. La investigación ha llegado a un punto muerto y el equipo ha decidido suspender hasta que aparezca, quizás, un nuevo testigo que dé nuevas esperanzas.

El avión de pasajeros de Malaysia Airlines fue derribado sobre el este de Ucrania con un misil Buk que había sido trasladado en secreto desde Rusia. Dos tercios de los fallecidos eran holandeses, además de unos 30 australianos y 30 malasios, entre otras nacionalidades. Hay pruebas de que el arma se entregó con beneplácito de Putin —no podría haber ocurrido de otro modo— pero sigue sin estar claro quién dio la orden de disparar al avión, si el derribo fue intencionado, o fue un error de cálculo pensando que el objetivo era una aeronave militar del Ejército ucraniano. Los investigadores tampoco han tenido acceso a la tripulación del sistema de misiles porque Moscú no coopera, ni admite su papel en el conflicto armado en el Donbás. El caso se suspende, pero la búsqueda de la verdad continuará, dicen los investigadores. Se acumulan así los fiscales que esperan el día en el que Putin pierda su inmunidad presidencial.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact