Are You New User

Los vecinos de Carasa reclaman medidas para eliminar la peligrosidad del cruce de Rioseco Thursday, 16 February 2023


Piden que se regule el tráfico por semáforos u otras alternativas ante la proximidad de un cambio de rasante que pone en riesgo la seguridad vial


Los vecinos de Carasa y alrededores se manifestarán el próximo día 25 para reclamar medidas que eliminen el riesgo que supone la confluencia de la carretera del barrio de Rioseco con la CA-258, en un punto situado en las inmediaciones del café-bar Pak Mary. La sucesión de distintos incidentes, colisiones incluidas, en un punto que registra un tráfico elevado, incluso de camiones, han llevado a la Junta Vecinal a retomar las movilizaciones que iniciaron hace más de una década y tras las que no se han realizado las intervenciones de seguridad prometidas.

El punto de encuentro para la manifestación del sábado 25 es la parada de autobús del barrio de la Llana. Desde allí los asistentes se dirigirán a pie por la CA-258 hasta el cruce de Rioseco, lugar donde se sitúa el peligro que han denunciado de forma reiterada. Basta con situarse en la terraza del establecimiento hostelero para percatarse de un riesgo que mantiene en vilo a los vecinos. La falta de visibilidad para los vehículos que se incorporan de la carretera local a la autonómica les obliga a invadir esta última, con el agravante de hacerlo en un punto donde tiene lugar un cambio de rasante, que impide que la maniobra sea detectada a tiempo por quien transita por la carretera general.

El pedáneo de Carasa, Serafin Alberdi, reconoce que «se nos ha acabado la paciencia y esta iniciativa llega porque nos tememos que algún día va a suceder algo muy grave y va a ser entonces cuando nos vamos a lamentar». En este sentido expone que «la sensación en la terraza es de dar miedo, al ver cómo vienen los camiones y los coches. Incluso las bicicletas pasan a gran velocidad».

Respecto a las posibles soluciones, considera que son los técnicos los que tienen que encontrarlas. «Nosotros pedimos que se pongan unos semáforos o unas medidas que no perjudiquen a nadie. Por eso no queremos que se pongan pasos elevados, porque perjudican tanto a los ciclistas como a los camiones. Y tenemos nuestras dudas con el semáforo, porque un camión que suba cargado, como le pille en rojo, se va a ver en apuros para poder retomar la marcha», expone.

Serafín recuerda que el malestar vecinal arranca desde hace más de una década. La pasada legislatura comenzaron tímidamente las protestas. Y en diciembre de 2021 tuvo lugar una manifestación vecinal. «Tras ella vimos que hubo movimientos por parte del Gobierno de Cantabria, ya que hubo técnicos mirando algo. Pero no nos notificaron ninguna actuación y nosotros no nos damos por aludidos», señala.

«Este verano ha habido un accidente y se han registrado sustos junto a la terraza. El riesgo sigue latente en una zona que comunica las dos partes del pueblo. Si un día baja un camión y hay un vehículo saliendo y por lo que sea se queda parado, el siniestro está cantado. Porque el camión para parar a esa distancia tiene que tener frenos de Fórmula 1. Te traga», dice de manera gráfica. «Y no queremos llegar a eso. Estamos hablando de vidas humanas, ¿no hay solución para evitar muertos? ¿Tanto cuesta intervenir para evitar este riesgo? Es indignante, me pongo malo», concluye.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact