Are You New User

La gran muralla digital de... ¿India? Cómo el manual chino de censura se expande en Asia Sunday, 26 February 2023


La globalización web parece haber rescatado la justificación de la censura. Hasta no hace mucho, ese era un privilegio de sátrapas y ‘dictadorzuelos’ y hoy, a esa práctica, se suman gobiernos democráticos bajo la barra libre del pistoletazo de salida que fue el lema del ‘fake news’. ¿Es la información o desinformación un arma? ¿Es o no es diferente vetar a los medios rusos Sputnik y Russian Today en la Unión Europea que a la BBC en India?

El uso de la censura se justifica como arma para proteger a sus ciudadanos de los oscuros intereses de grupos mediáticos, de relatos condicionados, internos y externos, y de periodistas a sueldo de una idea. Bajo ese prisma, no se ataca nada, se defiende. La Asia oriental parece sufrir un rebrote de esta práctica. "El empeoramiento de la censura de los medios está poniendo en riesgo la democracia en Asia. Ya es la región con el mayor número de periodistas en prisión, con 119 periodistas tras las rejas al 1 de diciembre de 2022, impulsados ​​por la represión de los medios en China, Myanmar y Vietnam", explica a El Confidencial Beh Lih Yi, coordinadora del Programa Asia del Committee to Protect Journalist (Comité para la Protección de Periodistas).

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin, se reúne con el presidente chino, Xi Jinping, en Pekín. (Reuters/Sputnik/Aleksey Druzhinin)
El ‘factor oculto’ en el discurso de Vladímir Putin se llama China (y está por llegar)

¿Es un problema genérico en la zona? "La libertad de los medios y la libertad de expresión están siendo atacadas cada vez más en Asia. Justo esta semana, las autoridades fiscales indias allanaron las oficinas de la BBC en Delhi y Mumbai después de un documental crítico del primer ministro Narendra Modi, mientras uno de los últimos medios de comunicación independientes de Camboya era cerrado antes de las elecciones que habrá en julio. Estos son acontecimientos alarmantes que se producen inmediatamente después de un aumento del autoritarismo en la región", responde Lih.

La democracia más grande del mundo, India, da signos de control férreo de toda información que sea crítica. La dictadura más grande del mundo, China, ha aprovechado la ola de los controles de la pandemia para ajustar más el sistema de recorte de libertades. Y bajo la sombra de esos dos gigantes, la censura se contagia a los países del entorno.

"Basura anti India"

La cadena de televisión británica BBC emitía el pasado 17 de enero la primera parte de un documental que se titulaba India: el asunto Modi (primer ministro de India). En el trabajo periodístico se relatan los disturbios ocurridos en 2002 en la región de Gujarat, de la que entonces él hoy primer ministro era presidente. 60 peregrinos hindús murieron tras arder un vagón de tren en el que viajaban y se culpó de ese suceso, sin haberse aún hoy aclarado la responsabilidad, a la comunidad musulmana. Eso provocó una explosión de violencia local que acabó con la vida de alrededor de 1000 personas, la mayoría musulmanes.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

Algunas investigaciones posteriores involucraron al Gobierno regional de Modi con los disturbios y con dar la orden a la Policía de mirar a otro lado mientras la comunidad musulmana era atacada por la turba hindú. Eso le valió al político nacionalista que EEUU le prohibiera la entrada hasta que fue elegido primer ministro en 2014. La Corte Suprema India, por su parte, le declaró inocente en 2012 y ratificó su veredicto en 2022.

Y el documental narra todo eso. Y entrevista a personas involucradas, y destapa documentos confidenciales del Gobierno británico que señalaban entonces a Modi como responsable de una "limpieza étnica", y habla también con personajes destacados que mantienen lo contrario.

El trabajo periodístico emitido por la cadena en Reino Unido ha tenido una primera respuesta furibunda del Gobierno indio y una posterior censura. "El sesgo y falta de objetividad es evidente. La manipulación, la falta de objetividad y, francamente, la persistente mentalidad colonial son descaradamente visibles", declaró tras su emisión un portavoz del Ministro de Asuntos Exteriores.

Foto: Un hombre ordeña una vaca en una "gaushala" o refugio de vacas en el sur de Nueva Delhi. (EFE / Neeshu Shukla)
Cuatro animales "callejeros" para explicar los retos de India antes de convertirse en la ‘nueva’ China

Aún más duro fue después Kanchan Gupta, asesor de Ministerio de Información, que calificó el trabajo de "propaganda y basura anti India disfrazada de documental". La BBC, por su parte, aseguró que es un trabajo periodístico de investigación "riguroso". Recordó que hay "una amplia gama de opiniones" y puntualizó que se dio la oportunidad al Gobierno indio de "responder a las cuestiones planteadas".

Finalmente, bajo la denuncia de ser un ataque a la patria, con el agravante de hacerlo una excolonia, lo que entre los ultranacionalistas indios es altamente inflamable, el Gobierno de Modi dio la orden de prohibir su visión en el país.

El Ejecutivo de Nueva Delhi comunicó a YouTube y Twitter, usando un controvertido artículo del Reglamento de Información Tecnológica de 2021, que debían bloquear cualquier referencia o imagen de este trabajo. La justificación se halla en el punto 16 de la norma que permite bloquear información que atente a la seguridad nacional.

El propio Kanchan Gupta anunciaba la decisión en Twitter el 21 de enero "bajo las leyes y reglas soberanas de la India". Luego, explicaba que diversos ministerios habían dictaminado que "el documental era malévolo y arrojaba dudas sobre la autoridad y credibilidad de la Corte Suprema de India, sembraba divisiones entre varias comunidades indias y hacía acusaciones sin fundamento".

La Asociación de Editores Indios EGI sacó en 2021 un comunicado previó a la aprobación del nuevo Reglamento de Información Tecnológica donde advertía que la norma otorgaba autoridad al Gobierno "para determinar la veracidad de las noticias y ordenar a las webs y plataformas de redes sociales eliminar el contenido considerado falso, algo que es similar a la censura".

Así ha pasado efectivamente con el documental de la BBC. La decisión ha provocado protestas y enfrentamientos entre seguidores del gubernamental Bharatiya Janata Party (BJP) y estudiantes universitarios o miembros del Partido Comunista indio que intentaban emitir el documental en sesiones privadas. La Federación de Estudiantes de la India (SFI) denunció que integrantes de su organización habían sido arrestados.

El último capítulo de la Cuestión Modi, por ahora, ha sido una vuelta de tuerca más del Ejecutivo. Semanas después del escándalo, el Gobierno ha ordenado registrar las oficinas de la BBC en India. Funcionarios fiscales han entrado en sus dependencias en Nueva Delhi y Mumbai para investigar posibles irregularidades fiscales. "Hay una tendencia de utilizar las agencias gubernamentales para intimidar y acosar a los medios que son críticos con las políticas del gobierno o con la clase gobernante", ha dicho en un comunicado el Gremio de Editores de India (Editors Guild of India).

Foto: El primer ministro indio, Narendra Modi, recibe su segunda dosis de la vacuna contra el covid. (Reuters)
El apocalipsis del covid de Narendra Modi: ¿resistirá el líder indio su enésima crisis?

Lisa Simpson y China

Si la mayor democracia del mundo está pasando por un momento de controversia sobre el uso de la censura y sus límites, la mayor dictadura del mundo tampoco parece dispuesta a relajar los suyos. A inicios de febrero saltaba la noticia de que un capítulo de los Simpson era de nuevo censurado en China. El servicio de transmisión de Disney+ en Hong Kong eliminó un capítulo que criticaba al país.

En el episodio, "Una enfadada Lisa", el número 2 de la temporada 34, la niña mientras usa una bicicleta estática hace un recorrido virtual que le lleva a China. Allí, el instructor de ejercicios dice: "Contempla las maravillas de China. Minas de Bitcoin, campos de trabajos forzados donde los niños fabrican teléfonos inteligentes". "Disney, hasta ahora, ha omitido hacer cualquier tipo de comentario", explica la agencia AP.

Pekín, cuando se realizó el traspaso de poder de Hong Kong de Inglaterra a China, prometió mantener 50 años los estándares de libertades de los que gozaba la isla. Sin embargo, las fuertes protestas en HK de 2019 reclamando libertades han hecho que el Ejecutivo del presidente Xi Jinping endurezca los controles de libertad de expresión e información. En 2021, Pekín implementó una nueva ley de censura cinematográfica que afectaba a Hong Kong. Entonces se aseguró que no afectaría a los servicios de streaming.

Foto: He Jiankui, en su antiguo laboratorio
Hong Kong retira el visado al científico chino que modificó bebés genéticamente

El ejemplo de los Simpson es uno más del control férreo que impone Pekín en no traspasar ciertos límites o críticas que consideran ataques a sus intereses. La pandemia ha levantado un reguero de polvo sobre esos lindes. Instituciones internacionales como la OMS han señalado la falta de credibilidad sobre la información oficial dada durante la reciente ola de contagios y fallecidos. No se ha permitido el acceso a medios internacionales a los puntos calientes e, incluso, publicaba el 6 de enero pasado el South China Morning Post, periódico de Hong Kong, el Gobierno ha eliminado a los críticos en redes sociales.

"La plataforma china de redes sociales Weibo eliminó más de 1000 cuentas, algunas con millones de seguidores, como castigo por los ‘ataques personales’ contra los expertos en salud chinos y la ‘incitación al conflicto’ por el manejo de la pandemia de covid por parte de Pekín". El medio subtitula que la medida se tomó "días después de que los líderes del Partido Comunista advirtieran contra el uso de la pandemia para perturbar el orden social".

"En China los periodistas son vigilados de forma rutinaria tanto en su trabajo online como en su trabajo de calle, cuando están sobre el terreno informando o en las ciudades en las que viven. En los últimos tres años, las estrictas medidas de prevención del covid de China también se han utilizado como razón para negar el acceso de periodistas a ciertos lugares o retrasar la aprobación de visas de periodistas extranjeros. Eso ha creado escasez de personal y generado impactos que todavía se sienten en las salas de redacción en la actualidad", explica Lih.

Propaganda LGBT

Además de los dos gigantes asiáticos, el entorno geográfico también ha tomado recientemente medidas calificadas como censura. El primer ministro de Camboya, Hun Sen, acaba de decidir cerrar la radio y web Voice of Democracy (VOD) por considerar que atacaba a él y a su hijo, lo que menoscababa la "dignidad y reputación" del Gobierno camboyano.

El artículo que consideraron como la gota que colmaba el vaso hacía referencia a las ayudas enviadas por Camboya a Turquía tras el terremoto que había autorizado el vástago asumiendo un papel, recordaba VOD, que no le corresponde. El director de Asian Human Wrights, Phil Robertson, calificó la decisión del cierre de "absurda" y dijo que se cerraba "uno de los últimos medios independientes que quedaban para denunciar la corrupción".

En Malasia la censura ha afectado en 2022 a los mismísimos dioses vikingos. La película "Thor: amor y trueno", fue prohibida por mostrar contenido LGBT. El ministro de Comunicaciones, Zahidi Zainul, justificó la censura y en una respuesta parlamentaria dijo "estoy frustrado porque el mundo exterior fue el que promovió la ideología LGBT (…) No podemos controlar las plataformas en el extranjero a las que se puede acceder fácilmente en línea, pero no tenemos problemas con las actividades en el país. Siempre hemos sido severos y comprometidos".

Foto: Bao Fan, fundador de China Renaissance. (Reuters/Mike Blake)
El multimillonario banquero desaparecido intentó mover su fortuna de China a Singapur

Hechos similares y más graves han sucedido en Myanmar, Vietnam, Indonesia… Este es un fenómeno que se lleva observando algunos años. "La censura va en aumento y la libertad en Internet está disminuyendo en el sudeste asiático", manifestaba en 2018 Madeline Earp, analista de investigación de Asia de Freedom House. "Estamos viendo eso con algunas tácticas específicas: bloqueo de sitios web, arrestos, ataques cibernéticos y otras violaciones de derechos", afirmaba la analista en un reportaje de la revista The Diplomat que se titulaba "El rápido aumento de la censura en el Sudeste Asiático".

"En Asia, el periodismo independiente se ve con demasiada frecuencia como una amenaza para quienes están en el poder y los periodistas, extranjeros o locales, enfrentan restricciones generalizadas para hacer su trabajo. Los gobiernos de Asia deben darse cuenta de que una prensa libre es la base de una democracia que funciona y dejar de tratar el periodismo como un delito", concluye Lih.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact