Are You New User

Lo que los datos nos dicen sobre la acusación de que Estados Unidos voló el Nord Stream 2 Thursday, 02 March 2023


Han pasado cinco meses desde las explosiones en los gaseoductos Nord Stream 1 y 2. Las detonaciones en el lecho del mar Báltico —en aguas próximas a Suecia y Dinamarca— provocaron al menos tres escapes en las tuberías y un sifón gigante producido por el gas que tardó días en disiparse. Esto se produjo en plena invasión de Ucrania y mientras las tensiones escalaban entre Moscú y los países nórdicos tras la petición de ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN.

Alguien —no se han aportado ninguna clase de pruebas concluyentes que indiquen una posible autoría— colocó unos explosivos que reventaron el gaseoducto concebido para transportar gas producido en Rusia para venderlo en Europa. Desde Dinamarca, se apuntó en un inicio que el acto había sido un sabotaje y la investigación desde Suecia lo ha confirmado. Sin embargo, meses después, el silencio alrededor es abrumador. Quién y cómo se produjo el sabotaje continúa siendo una incógnita sin resolver, y tanto los actores privados como los países implicados en las investigaciones han sido reticentes a la hora de publicar ningún detalle al respecto.

¿Destruyó EEUU el Nord Stream? Luces y sombras del periodista que asegura dar la exclusiva del año

La mayoría de los expertos han señalado el sabotaje como una acción de guerra híbrida llevada a cabo por Rusia. Sin embargo, la falta de pruebas y el hermetismo han hecho aflorar todo tipo de teorías y conspiraciones. Seguramente, la teoría que ha tenido más repercusión en los medios de comunicación ha sido el artículo del periodista norteamericano Seymour Hersh, en que afirmaba que detrás del sabotaje estarían los Estados Unidos bajo la colaboración de Noruega. Saber quién está detrás del sabotaje en el Nord Stream 1 y 2 posiblemente llevará mucho más tiempo para resolverse, pero que el acto de sabotaje no se hizo como Hersh cuenta en su artículo es más fácil de corroborar.

Embarcaciones y aviones que nunca estuvieron en la zona

"El nivel de detalles que proporciona el artículo podría agregar credibilidad a su historia. Sin embargo, si analizamos estos detalles, es cuando podemos ver que su relato comienza a desmoronarse", explica el analista danés Oliver Alexander. Él es especialista en Inteligencia de fuentes abiertas (Osint, por sus siglas en inglés). "La idea principal de la Osint es que utiliza fuentes de investigación que son accesibles para todo el mundo, como los sistemas de identificación automática [AIS, por sus siglas en inglés], que sirven para rastrear los movimientos de los buques, tanto comerciales como militares", explica Alexander.

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

En su artículo, Hersh desarrolla que los explosivos que hicieron estallar en septiembre los gaseoductos del Nord Stream 1 y 2 fueron colocados por submarinistas apoyados por la embarcación Alta-Class, una draga minas de la marina noruega, durante los ejercicios navales Baltops 22 conducidos por la OTAN en la zona en junio de 2022. "Ningún buque Alta-Class participó en los ejercicios Baltops 22, participó una embarcación similar tipo Øksoy-Class", asegura Alexander.

"Si bien el barco Øksoy-class participó en el ejercicio, su posición durante el periodo de tiempo en la intervención no coincide con lo que se esperaría de un barco que apoya a buzos en aguas profundas", argumenta el analista y experto en Osint Joe Galvin. Leyendo el relato de Hersh, uno podría pensar que las explosiones en los gaseoductos ocurrieron todas unas muy cerca de las otras. La realidad es que hay más de seis kilómetros de distancia entre las dos explosiones que afectaron el Nord Stream 1, y más de 80 kilómetros de distancia respecto a la tercera explosión en el Nord Stream 2. "Los mapas de rastreo nos indican que incluso cuando el Øksoy-Class pasó más cerca de donde se produjeron las explosiones en el Nord Stream 1, estuvo a varias millas de distancia y nunca redujo su marcha. Además, el barco nunca se acercó a la localización donde se produjo la explosión en el Nord Stream 2", corrobora Galvin.

Foto: Ilustración: Marina G. Ortega.
Una tubería para dominarlos a todos: el Nord Stream siempre fue sobre Ucrania

Según Hersh, el 26 de setiembre, el día antes de las explosiones, un avión de vigilancia tipo Norwegian P-8, al amparo de un vuelo rutinario, habría dejado caer una boya con un sonar en el mar Báltico. Unas horas después, el dispositivo habría enviado la señal que detonó las cargas explosivas en los gaseoductos, según la versión de Hersh.

"Esta afirmación conlleva varios problemas", confirma Alexander. "La primera de todas es que, según las Fuerzas Armadas de Noruega, los P-8 no entrarán en servicio hasta inicios del año 2023", dice el experto. A pesar de esto, la semana antes de las explosiones, los mapas de radares de vuelos muestran que se produjeron dos vuelos de entrenamiento con los aviones P-8: "Ambos vuelos se centraron en la zona que rodea la base área Evenes, al norte de Noruega, ninguno de los vuelos se realizó a menos de 1000 kilómetros de la isla danesa de Bornholm, donde se produjeron las explosiones", detalla Alexander. Según los expertos consultados, el rastreo del buque y la aeronave mencionada por Hersh se ha podido hacer porque el artículo parte de la base de que aparecieron abiertamente como si realizaran ejercicios de misiones rutinarias y, por lo tanto, no habrían ocultado su presencia a los sistemas civiles de rastreo.

Noruega no sería un beneficiado obvio

El otro punto en el que el artículo del periodista Seymour Hersh muestra debilidades es cuando afirma que Noruega fue elegido como el socio obvio, alegando en la pieza que "la destrucción del Nord Stream permitiría al país escandinavo vender mucho más de su propio gas natural a Europa". No es un secreto que antes de la guerra en Ucrania, Noruega era ya el segundo productor de gas para Europa. Según la experta del Instituto Danés de Estudios Internacionales Trine Villumsen, la producción de gas de Noruega se ha mantenido estable desde la destrucción del Nord Stream, "de hecho, Noruega ya estaba funcionando al 100% en todos los gaseoductos que proporcionan gas a Europa; en realidad, se han visto saturados por tener que suministrar tanta energía".

Foto: Imágenes por satélite del Nord Stream. (Reuters)
El oscuro sabotaje del Nord Stream: por qué estamos en el momento más peligroso de la guerra

Para Villumsen, "el puzle es mucho más complejo que simplemente decir que Noruega es el principal beneficiario de la desconexión de estos dos oleoductos". La experta señala que tras el accidente en el Nord Stream, la actividad de drones no autorizados sobrevolando las plataformas energéticas en la costa de Noruega se ha multiplicado, hecho que ha sobrepasado la capacidad de defensa del país: "Hasta ahora, la producción de gas y petróleo ha sido para Noruega un negocio seguro, ahora ya no lo es".

Una muestra más de la inexactitud en el relato de Hersh también se produce cuando relaciona al secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, con el servicio de Inteligencia de los Estados Unidos desde los tiempos de la guerra de Vietnam. Stoltenberg nació en 1959, lo que significa que cuando terminó la guerra con la caída de Saigón en 1975, tenía 16 años: "Dudo que fuera un activo de la Inteligencia estadounidense en su adolescencia", termina diciendo Oliver Alexander.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact