Are You New User

La cántabra Raquel García puede ser la primera mujer en ascender al glaciar más extenso del mundo Tuesday, 21 May 2024

La cántabra Raquel García puede ser la primera mujer en ascender al glaciar más extenso del mundo

Estos días la montañera de Suances está en la Cordillera de los Andes peruanos dispuesta a coronar el Quelccaya


Isabel González Casares

Torrelavega

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 19 de mayo 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La montañera Raquel García Ceballos quiere convertirse en la primera mujer cántabra, española y europea en ascender al glaciar más extenso del mundo, el Quelccaya, que está situado en la Cordillera de los Andes peruanos. Y allí está en estos momentos esta vecina de Suances. Nerviosa y ilusionada, en los vídeos que comparte en redes, confiesa que «desde el sofá de tu casa, siempre es todo mucho más fácil y te sientes más valiente». Además, la meteorología no está siendo muy favorable, así que recuerda lo que su terapeuta le dijo antes de partir: «Si estás ahí es porque puedes hacerlo y, si por cualquier circunstancia no es así, lo primero es que volváis todos en buenas condiciones».

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Raquel Garcia (@raqueltoots)

Para ponerse a punto para esta aventura realizó un proceso de climatización en Nepal, un país que ya conoce tras varias aventuras que tienen una parte de dura travesía de montaña y otra social. En el país asiático recorrió más de 1.000 kilómetros caminando a la sombra de los ocho miles, convirtiéndose en la primera española en lograrlo. Y también sumó un intento de ascenso al Pisang Peak nepalí; el Damavand en Irán y el año pasado exploró Kurdistán.

En el reto que se trae entre manos desde principios del mes de mayor se enfrenta a un desafío totalmente diferente. El equipo está explorando el glaciar tropical más extenso del Perú iniciando su aclimatación en la Cordillera de Vilcanota, «donde haremos el ‘trekking’ del Ausangate».

Raquel (derecha) junto al resto de compañeros de expedición.
Raquel (derecha) junto al resto de compañeros de expedición. Instagram @raqueltoots

En la expedición, con su vertiente sanitaria y social, cuenta con la presencia del cardiólogo Juan Pablo Hernando, quien ya ha participado en las otras rutas y que es el encargado de organizar los campamentos de salud en las aldeas. También llevan juguetes y material escolar para donar a los niños, un material que ha sido subvencionado contando con la solidaridad del Ayuntamiento de Polanco «y de sus vecinos a quienes estamos muy agradecidos».

Además, Raquel, que también tiene una faceta artística, realizará unos talleres de pintura con los niños de las aldeas de montaña, dibujos que traerá de vuelta a España para realizar exposiciones itinerantes junto con algunas de sus creaciones.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Raquel Garcia (@raqueltoots)

Uno de los principales riesgos a los que la expedición está haciendo frente es a la altitud, ya que si logran la ascensión pisarán a 5.700 metros: «Tenemos en cuenta que estamos explorando un glaciar que está en constante cambio. Según el geólogo Lonnie Thompson, el Quelccaya está en una fase de retroceso, aproximadamente unos 60 metros anuales, evidenciando un rápido proceso de desglaciación», contó la cántabra antes de partir.

Por ello son conscientes de que encontrarán grietas, «por lo cual iremos encordados». Esto significa también que cada uno tiene que llevar su propio material encima «porque los porteadores no pueden llegar hasta allí».

Imagen dela cántabra junto a un compañero de expedición en Ausangante, más de 5000 metros.
Imagen dela cántabra junto a un compañero de expedición en Ausangante, más de 5000 metros. Instagram @raqueltoots

Detrás de estos desafíos, Raquel insiste en que «hay un arduo trabajo, frustraciones e incertidumbres. A menudo las cosas no salen como uno espera, especialmente en viajes donde la palabra ‘aventura’ lo dice todo. Se requiere un año entero de preparación para llegar a este punto y solo al final, a través de charlas y documentales, se puede vislumbrar el resultado».

Pero todo ello no la hace perder el estímulo y las ganas de seguir, porque ya está en su mente otra aventura para 2025: «Queremos llevar a más personas a los países donde hemos vivido estas experiencias, para que todos puedan disfrutar de la montaña y sus gentes, ya sea en Nepal, en Kurdistán, Perú o incluso regresar a Irán».

Latest from

Ciencia y Salud

Contact