Are You New User

Las obras del proyecto del antiguo Banesto en Hernán Cortés concluirán durante la primavera Sunday, 12 February 2023


La rehabilitación, integrada en el Espacio Pereda del Santander, entra en su recta final y dará paso a las pruebas de funcionamiento de las instalaciones y a los plazos de licencias


El Santander ha iniciado ya la cuenta atrás del final de las obras en el inmueble del antiguo Banco Mercantil, ubicado en la calle Hernán Cortés. La rehabilitación del edificio que albergará la oficina principal para particulares, banca de empresas, banca privada y la dirección territorial del Santander en la ciudad se integra en una transformación global que va ligada a la conversión en el futuro Espacio Pereda de la que ha sido hasta ahora la sede social principal de la entidad en el Paseo de Pereda. La inversión está cifrada en más de 85 millones de euros, de los cuales 25 corresponden a la intervención en Hernán Cortés, esquina con la calle Marcelino Sanz de Sautuola. El edificio, antigua sede de Electra de Viesgo, del Banco Mercantil y de Banesto, ha sido sometido a una reforma integral. El estudio de los prestigiosos arquitectos Cruz y Ortiz se ha encargado de esta actuación, que conlleva la inmersión de servicios fundamentados en nuevas tecnologías y la aplicación de criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.

90 trabajadores

y operarios conforman el personal cada día desde el inicio de las obras.

25 son los millones

invertidos en la reforma. Son parte de los más de 85 destinados al proyecto del museo en el histórico inmueble del Paseo de Pereda

Los trabajos comenzaron en 2021, casi en paralelo a los primeros pasos de la rehabilitación firmada por el arquitecto británico David Chipperfield del inmueble del Paseo Pereda que albergará la ingente colección de arte de Banco Santander y un espacio de ocio. En este caso el proyecto ha sufrido demoras respecto a las previsiones iniciales y casi veintidós meses después de la colocación de la primera piedra, las estimaciones apuntan a finales de 2024 como fecha de conclusión del proyecto.

La antigua sede del Mercantil y Banesto destaca por su importancia arquitectónica y patrimonial. El proyecto de intervención, a cargo de Cruz y Ortiz Arquitectos, autores del Wanda Metropolitano y del Risjksmuseum en Holanda, ha priorizado la recuperación de aquellos elementos de interés arquitectónico del edificio, tomando como referencia el proyecto original -obra de Casimiro Pérez de la Riva y que data de 1900- y eliminando aquellos otros que desvirtúan su configuración, o bien han sido añadidos con posterioridad careciendo de un valor reseñable. Las decisiones de proyecto más relevantes contemplaron mantener la estructura original, incluyendo, por supuesto, la fachada y las columnas de fundición del interior, recuperar su patio octogonal y hacer más seguro, accesible y sostenible el inmueble.

Más de 5.000 metros cuadrados de ladrillo cerámico y tabiquería seca se han empleado durante la reforma a lo largo de los dos últimos años.
Más de 5.000 metros cuadrados de ladrillo cerámico y tabiquería seca se han empleado durante la reforma a lo largo de los dos últimos años. Alberto Aja

Otro de los elementos más característicos del plan de obra ha radicado en la construcción de una terraza panorámica, que obedece a la voluntad de hacer un edificio lo más abierto posible, que también se ha trasladado al interior, al incluir un patio central que se abre de arriba abajo, llegando hasta el sótano.

La crisis sanitaria por la pandemia entorpeció ambos proyectos, pero la intervención en este caso, con una duración prevista de 18 meses, se ha ajustado en la práctica a los plazos. Desde la Fundación Santander se confirma que la obra se halla «en su fase final, con los acabados y detalles en interiores, y en breve comenzarán las pruebas de funcionamiento de las instalaciones».

Aunque la entidad prefiere no fijar aún ninguna fecha, según diversas fuentes los trabajos concluyen esta próxima primavera. A partir de ahí se afrontará el proceso de licencias de ocupación, por lo que aún no se especula con fechas y plazos para la operatividad del edificio. Una de las actuaciones de mayor visibilidad durante los trabajos fue la retirada y reubicación de los cuatro torreones que vigilan Santander desde lo alto.

El personal en obra durante el desarrollo del proyecto se ha cifrado entre 80/90 trabajadores al día. Además de la maquinaria habitual en estos casos -desde una grúa torre con 40 metros de pluma y 2250 kilos de carga a grúas móviles para maniobras puntuales, más retroexcavadoras para trabajos de cimentación-, se han manejado 3.100 m2 de forjados, 5.000 de ladrillo cerámico y tabiquería y 1.200 de aplacados y solados para revestimientos interiores de piedra natural.

Edificio sostenible con certificación ‘Breeam’ «en su máxima categoría de excepcional», se han aplicado a su estructura, entre otros elementos y medidas, «la instalación de clima eficiente por aerotermia y control centralizado de instalaciones para ahorro energético». Hasta el presente el volumen de toneladas de residuos gestionados se cifra en 5.200.

«Arquitectura de síntesis»

El tándem Antonio Cruz y Antonio Ortiz, nombres de referencia internacional de la arquitectura española, responsables de la transformación del histórico inmueble santanderino, en la esquina de las calles Hernán Cortés y Marcelino Sanz de Sautuola, son considerados adalides de la denominada «arquitectura de síntesis», caracterizados por su rigor y sobriedad, y cuentan con una densa y reconocida trayectoria. Con ocasión de su proyecto, los arquitectos aseguraron a El Diario Montañés que su objetivo era «buscar el equilibrio entre lo más valioso del edificio y la nueva intervención respetuosa».

La remodelación

  • Pasos La remodelación del antiguo Banco Mercantil, situado en la calle Hernán Cortés, se inició hace justamente dos años. Será la nueva sede territorial de Banco Santander

  • Autores de la reforma Antonio Cruz y Antonio Ortiz, nombres de referencia internacional de la arquitectura española, son los diseñadores del Wanda Metropolitano y del Rijksmuseum de Ámsterdam.

Los responsables de transformar el inmueble, integrado en el Proyecto Pereda global, plantearon una intervención concentrada en los espacios interiores y en «no acentuar demasiado los contrastes entre lo existente y lo nuevo». De su estudio sevillano han surgido proyectos como la estación de la Cartuja de Sevilla. Una oficina «muy ecléctica» que coordina un equipo de casi medio centenar de personas con sedes en Madrid y Ámsterdam.

El singular edificio santanderino fue inaugurado en 1903, obra del arquitecto nacido en Ruiloba Casimiro Pérez de la Riva. El diseño aglutinó los excesos escenográficos de los edificios administrativos del siglo XIX, plenos de balcones, cornisas y molduras. Los interiores fueron reformados en 1913 por el arquitecto Javier González de Riancho, que se basó en las nuevas tendencias del Art-Nouveau con escayolas pintadas, vidrios coloreados, bronces y capiteles con motivos florales de fundición, todo ello dentro de una exuberancia ornamental. El edificio, que albergó durante los años 20 la Diputación, evoca los momentos de oro de la economía española.

Mientras, prosiguen las obras del Espacio Pereda en la antigua sede principal de Banco Santander, una de las construcciones más emblemáticas de la capital cántabra. Veintidós meses después de iniciarse los trabajos, se estima que el futuro museo no estará listo hasta 2025. Una compleja obra de «cirugía y relojería», que afronta delicadas labores destinadas a la cimentación. El proyecto se plasmará en tres plantas dedicadas a exposiciones, otra concebida como zona multimedia, un auditorio multiusos para 150 personas y una terraza/mirador de unos 1.000 metros cuadrados de superficie para compartir las vistas de la bahía de Santander.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact