Are You New User

El eficaz y sencillo truco para blanquear las juntas negras de azulejos y baldosas Wednesday, 08 February 2023


Es habitual que, con el paso del tiempo, las juntas de los azulejos del suelo o paredes de tu hogar hayan ennegrecido, dando un aspecto sucio a la cocina, el baño, el salón o la terraza. Por fortuna, hay métodos muy sencillos y eficaces que harán resplandecer de nuevo la unión de tus baldosas de una forma rápida y duradera.

La cavidad que suele haber entre los azulejos o baldosas hace que se acumule la suciedad, incluso cuando las superficies se limpian con frecuencia, ya que en muchas ocasiones el agua con el que fregamos está ya sucio y decolora las juntas que pasan de un radiante color blanco a ir cogiendo un tono gris y hasta negro con el paso de los meses.

Foto: Trucos y claves para limpiar el baño y los azulejos. (Andrew Neel para Pexels)
Las claves y trucos más efectivos para limpiar el baño y los azulejos

Para lograr que la lechada de los azulejos recupere su color original, basta con tener a mano unos sencillos productos de cocina que todos solemos tener en casa. Se trata de bicarbonato de sodio, vinagre blanco, agua. Y, aplicados con un tratamiento especial, que se recomienda que se utilice una vez al mes, se logrará restaurar el blanco impoluto de las juntas.

Bicarbonato, vinagre y agua caliente

Para comenzar, se pone a calentar en un cazo media taza de agua. En un recipiente aparte se echa media taza de vinagre blanco. Cuando el agua comience a calentarse, se apaga el fuego y se vierte en el recipiente en el que se encuentra el vinagre blanco. Para completar la mezcla, basta con agregar poco a poco media taza de bicarbonato de sodio. Cada vez que se añade un tramo se debe esperar un momento para evitar que la mezcla se escurra debido a la reacción de los productos cuando entran en contacto.

Una vez que se ha echado todo el bicarbonato se mezcla perfectamente para que esta sea lo más homogénea y compacta posible. Si la mezcla resulta muy líquida, habrá que agregar más bicarbonato de sodio, hasta lograr una pasta semilíquida. Una vez lista, y con ayuda de un cepillo, se pasa la pasta sobre las juntas y se deja reposar durante unos 30 minutos.

La cavidad que hay entre los azulejos hace que la suciedad se acumule y coja un tono gris o negro

Pasado este tiempo, se coge de nuevo el cepillo (que se ha lavado previamente) para frotar una a una las juntas de los azulejos o baldosas. Al quitar los restos, verás que el efecto blanqueador de la mezcla ha comenzado a devolverse su color original. Acabada esta labor, se enjuaga, se limpia y se friega como se hace normalmente. Si la suciedad persiste, se puede aplicar el truco una vez más hasta obtener los resultados deseados.

Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact