Are You New User

Un gran ataque en el espacio ocurrirá en 2023, afirman los expertos militares Wednesday, 01 March 2023

Las tensiones que se viven actualmente en el mundo, acrecentadas desde que estallara la guerra de Ucrania hace ya un año, se trasladarán también al espacio. Eso es lo que opinan algunos expertos en seguridad militar que estiman que en 2023 se producirá el primer gran ciberataque contra satélites como los Starlink de SpaceX.

El nuevo periodo de actividad solar máxima incrementa la posibilidad de un evento Carrington o Miyake

Neil Sherwin-Peddie, responsable de seguridad espacial de BAE Systems Digital Intelligence y presidente de la organización Space Security Information Exchange (SSIE), asegura que sus análisis están basados —además de en el cambio de tendencia observado tras la invasión rusa de Ucrania— en los informes que alertan sobre posibles ataques contra redes como Starlink o en episodios como el ataque contra la red de satélites estadounidense ViaSat.

Según EEUU, la Unión Europa y el Reino Unido, piratas informáticos rusos ejecutaron el ataque apenas una hora antes de que las tropas del Kremlin irrumpieran en Ucrania. Los ‘hackers’ inutilizaron decenas de miles de routers con conexión por satélite a la red KA-SAT, operada por Viasat, afectando también a cerca de 6.000 turbinas eólicas situadas en Alemania.

Cómo sucederá el ataque

Sherwin-Peddie explica que hay tres maneras de llevar a cabo estos ataques: hacerlo en tierra, interceptando las comunicaciones del satélite y secuestrando su carga útil. "Desde el punto de vista de la estación terrestre, es muy posible que el objetivo sean las vulnerabilidades de la seguridad física", afirma el experto. "Esto les permitiría tomar el control de las naves espaciales, inutilizar los enlaces de comunicación o capturar todas las transmisiones terrestres".

Las comunicaciones, dice el experto, serán los objetivos primordiales de los ataques. El movimiento constante de los satélites alrededor de la órbita baja terrestre provoca que pasen por territorios potencialmente hostiles desde donde se puede provocar la interrupción de las comunicaciones con la Tierra. Además, la adopción cada vez más frecuente de la comunicación espacial por láser de punto a punto —que promete velocidades de transmisión de varios gigabits por segundo, similares a las de la Tierra— la convierte en un blanco fácil para los atacantes que podrían interceptarlos con láseres cegadores.

"Si la seguridad no se aplica de forma eficaz, entonces sí, potencialmente podría ser un riesgo", explica Sherwin-Peddie. "El adversario puede utilizar sistemas de cegado al paso de estos satélites para capturar imágenes o datos de radiofrecuencia".

Satélites con software de los años 50

El último vector de ataque, dice el experto, es el secuestro de la carga útil, que consiste en infectar los sistemas del satélite con programas maliciosos. "Unos principios de DevSecOps [que proponen la implementación de la seguridad durante la fase más temprana del desarrollo del ‘software’] mal desarrollados podrían dar lugar a la introducción de programas maliciosos basados en código COT”, afirma Sherwin-Peddie. “La falta de conocimiento sobre el código y las aplicaciones podría permitir a un pirata atacar la carga útil de una nave espacial y ejecutar tareas sin ser detectado".

El auge de la comunicación por láser puede aumentar el peligro de ataque. (SpaceX)
El auge de la comunicación por láser puede aumentar el peligro de ataque. (SpaceX)

El profesor Dan Blumberg, presidente de la Agencia Espacial Israelí y miembro de la Academia Internacional de Astronáutica, comenta en declaraciones para Airforce Technology, que el peligro de este tipo de ataques se ve acrecentado por la lentitud de la industria espacial en implementar cambios. Blumberg asegura que muchas naves espaciales cuentan con sistemas operativos antiguos que no están actualizados y ‘software’ basado en Fortran, un lenguaje de programación desarrollado por IBM en los años 50.

"Cada vez tenemos más dispositivos que influyen en más aspectos de nuestras vidas. No significa que vayan a ser presa de un ataque malicioso, pero habrá gente que quiera intentarlo, probar suerte, intentar atacar”, comenta el profesor Blumberg. "También puede haber ataques malintencionados. La posibilidad de que eso ocurra también aumenta a medida que crecen las tensiones globales y lo hemos visto recientemente con la guerra de Ucrania. Sin duda estoy de acuerdo en que hay un alto riesgo de que se produzca algún tipo de ataque".


Latest from

Related items

Ciencia y Salud

Contact